domingo, 10 de julio de 2016

Sí hubiese jugado ajedrez Jean Paúl Sartre

Imprimir
Jean Paúl Sartre


Un francés universal, uno de los más brillantes pensadores de este siglo; filósofo, dramaturgo, novelista, periodista, político antifascista. Polígamo, dadivoso, neurótico, polémico, escritor prolifero, representante del existencialismo, contestatario, radical, en la medida en que piensa que la única posibilidad de inventar verdaderamente al hombre es a través de la liquidación de los sistemas que lo alienan, robando su libertad.

Alerta sobre el peligro moderno de la "serialización de lo hombres", que evidentemente origina: la pérdida de la identidad y la autenticidad.

Desde muy temprano en su niñez decidió que en la vida lo que más vale son los libros. "El azar me había hecho hombre, la generosidad me haría libro". "Era dogmático y dudaba de todo, excepto de ser el elegido de la duda: restablecía con una mano lo que destruía con la otra y tenía a la inquietud por la garantía de mi seguridad, era feliz". - afirma-.

Autor de frases como:"El infierno son los otros", "El hombre es una pasión inútil", "Todo existente ha nacido sin motivo, vive por debilidad y muere por casualidad". "El colono no tiene más que un recurso: la fuerza cuando todavía le queda" , sobre la independencia de Argelia- a la que se adhirió.

En la revuelta del 68 en Francia animo a Daniel Cohn-Bendit líder del movimiento con las siguientes frases: "Hay algo que ha surgido de ustedes que asombra, que trastorna, que reniega de todo lo que ha hecho de nuestra sociedad lo que ella es. Se trata de lo que yo llamaría la expansión del campo de lo posible. No renuncien a eso". Su obra filosófica más importante es: "El ser y la nada".

Sartre sostiene que la existencia precede a la esencia, que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace. que la esencia de cada ser humano -y de toda la humanidad- se construye mediante las elecciones que tomamos diariamente.

Mientras los capitalistas lo llamaron pelele de los comunistas y lo atacaban cuando se pronunciaba en favor de los pueblos oprimidos, los comunistas a su vez lo tildaron de hiena capitalista y lo agredían cuando levanaba su voz condenando sus atropellos.

Le explico al gran escritor de que al nombrarle una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las preguntas y respuestas:
Tengo que encontrar una verdad.

... la idea por la que pueda vivir o morir. Cita del filósofo danés del siglo XIX Sören Kierkegaard.
Jean Paúl Sartre
El hombre.

El hombre es lo que quiere ser, el hombre es lo que se hace. Este es el primer principio del existencialismo.

-Nietzsche.

Los heroicos ideales paganos.

Intelectual:

Para mí es, el que es fiel a un conjunto político y social, pero que no cesa de discutirlo.
-Ajedrecista.

Los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos.


-Ajedrez.
Eso que elegimos lo elegimos creándolo.

Jean Paúl Sartre

-Libertad.

La libertad resulta incómoda, debido a que hay que saber que hacer con ella, En el plano de la autenticidad, he reconocido que el hombre es un ser en el cual la esencia está precedida por la existencia, que es un ser libre que no puede, en circunstancias diversas, sino querer su libertad, he reconocido al mismo tiempo que no puedo menos de querer la libertad de los otros.

-Imaginación.

La única cosa que tiene importancia es saber si la invención que se hace, se hace en nombre de la libertad

-Guerra.

Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

-Existir.

Es el ser que elige y que se elige. Es hacer que un futuro venga a anunciarnos qué somos.

-Existencialismo.

El hombre carece de una esencia previa que determine o condicione de antemano su existencia. Antes bien, es el propio despliegue existencial del hombre el que le dota de una esencia, de una determinación susceptible de definirle, Significa que el hombre empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define.

El hombre, tal como lo concibe el existencialista, si no es definible, es porque empieza por no ser nada, sólo será después, y será tal como se haya hecho. Afirma que sólo el hombre existe, sólo el hombre es libre, sólo el hombre elige. El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

-Plan.

Hay universalidad en todo proyecto en el sentido de que todo proyecto es comprensible para todo hombre. Construyo lo universal eligiendo; lo construyo al comprender el proyecto de cualquier otro hombre, sea de la época que sea.

-La partida.

Les corresponde a ustedes darle un sentido y el valor no es otra cosa que este sentido que ustedes eligen. El artista se compromete a la construcción dentro del tablero y que la partida por hacer es precisamente la partida que habré hecho; está bien claro que no hay valores estéticos a priori, pero que hay valores que se ven después en la coherencia de la partida, en las relaciones que hay entre la voluntad de creación y el resultado. Sólo se puede juzgar la partida una vez realizada. El conjunto de una obra ajedrecística se incorpora a la vida de ese ser.

-Perder.

No es necesario tener esperanzas para obrar.

-El poder.

Es una de las formas esenciales del mal.

Filosofía.

La única forma de proceder para conseguir una especie de intuición comunicable de lo que es el hombre común, aunque no totalmente científica y objetiva conservará siempre como el asombro del hombre ante sí mismo, y como la crítica de ese hombre en relación consigo mismo.

Apertura.

Para mí, la acción pone el pensamiento al descubierto.

-El hombre.

No se puede admitir que un hombre pueda formular un juicio sobre el hombre. El existencialismo lo dispensa de todo juicio de este género; el existencialista no tomará jamás al hombre como fin, porque siempre está por realizarse. El culto de la humanidad conduce al humanismo cerrado sobre sí al fascismo. Esta pavorosa libertad significa que el hombre ante todo existe, se encuentra a sí mismo, se agita en el mundo y se define después, y por lo tanto, está condenado en cada instante de su vida a la absoluta responsabilidad de renovarse.

Jean Paúl Sartre
-Contendiente.

El otro es indispensable a mi existencia tanto como el conocimiento que tengo de mí mismo. En estas condiciones, el descubrimiento de mi intimidad me descubre al mismo tiempo el otro, como una libertad colocada frente a mí, que no piensa y que no quiere sino por o contra mí.

-Humanismo.

El existencialismo es humanismo porque recordamos al hombre que no hay otro legislador que él mismo, y que es en el desamparo donde decidirá de sí mismo; y porque mostramos que no es volviendo hacia sí mismo, sino siempre buscando fuera de sí un fin que es tal o cual liberación, tal o cual realización particular, como el hombre se realizará precisamente como humano. Nadie puede, por eso, nunca, descubrir el sentido de su vida; porque ese sentido es siempre revocable por la mañana, y porque no hay un mañana último, un hoy último desde el cual pueda contemplar mi vida y reconocer su sentido.

-Premio Nobel

Elegí, y lo rechacé. Porque estimo que desde hace cierto tiempo tiene un color político. Esta coronación es una manera de decir: "Finalmente es de los nuestros". ¡Yo no podía aceptar eso!. Si a uno le dan el premio Nobel, firma uno los manifiestos como premio Nobel, las gentes dicen: nos hace falta la firma de fulano, porque es premio Nobel. Todo eso, para mí, es lo contrario de la literatura.

En el fondo lo que escandaliza es que ese dinero no haya sido gastado se considera natural que un banquero tenga dinero y no lo dé. Pero que un escritor pueda rechazarlo, eso no pasa. Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderán más porque la gente va a decirse: "¿Quién es este que escupe sobre semejante suma?". Mi gesto va pues a reportarme dinero. Es absurdo pero no puedo hacer nada.

-Sus libros.

Mis libros huelen a sudor y a esfuerzo, y admiro que apesten para la nariz de nuestros aristócratas; muchas veces los he hecho contra mí, lo que quiere decir contra todos.
-Las normas de: M.I. y M.G.

Naturalmente, nunca se llega a todo, pero hay que querer todo, haré todo lo que esté en mi poder para que llegue; El hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza, no es, por lo tanto, más que el conjunto de sus actos, nada más que su vida. De acuerdo con esto, podemos comprender por qué nuestro existencialismo horroriza a algunas personas. Porque a menudo no tienen más que una forma de soportar su miseria, y es pensar así.

-Circunstancias.

Han estado contra mí; no he logrado mi norma, yo valía mucho más de lo que he sido -Tú no eres otra cosa que tu vida, el hombre no es más que una serie de empresas, que es la suma, la organización, el conjunto de las relaciones que constituyen estas empresas.Lo que dice el existencialista es que el cobarde no nace, se hace cobarde, que el héroe no nace, se hace héroe; hay siempre para el cobarde una posibilidad de no ser más cobarde y para el héroe de dejar de ser héroe.

-Libertad.

Si el hombre ha reconocido que establece valores, en el desamparo no puede querer sino una cosa, la libertad, como fundamento de todos los valores. Queremos la libertad por la libertad y a través de cada circunstancia particular. no puedo tomar mi libertad como fin si no tomo igualmente la de los otros como fin. A los que se oculten su libertad total por espíritu de seriedad o por excusas deterministas, los llamaré cobardes; a los que traten de mostrar que su existencia era necesaria, cuando es la contingencia misma de la aparición del hombre sobre la tierra, los llamaré inmundos. Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada pueda salvarlo de sí mismo, en este sentido, el existencialismo es un optimismo.

Jean Paúl Sartre

Simonede Beauvoir.

- La única con el mismo nivel de conocimiento de mí mismo, mi única verdadera fortuna.

Elegir.

-Un ejercicio también del ajedrez. Es fundamental en la existencia humana e ineludible; incluso la negativa a elegir implica ya una elección. Es aceptar el riesgo y la responsabilidad de seguir un compromiso dondequiera que nos lleve.

Ernesto Guevara de la Serna.

El Che Guevara es el hombre más completo de su tiempo.

-Morir.

No me causa miedo y me parece natural. Natural en oposición al conjunto de mi vida que ha sido cultural. En última instancia, es la vuelta a la naturaleza y la afirmación de que yo era naturaleza... escribí. Eso fue lo esencial en mi vida.Yo creo que he hecho aproximadamente lo que he podido. Y que esto, valga lo que valga, es un hecho, aunque el porvenir desmentirá muchas de mis afirmaciones; espero que alguna se mantenga, pero de todas maneras hay un movimiento lento de la historia hacia una toma de conciencia del hombre por el hombre.

En ese momento, todo lo que se ha hecho en el pasado tendrá su sitio, tomará su valor. Por ejemplo, lo que yo he escrito. Esto es lo que dará a todo lo hecho y a lo que haremos, una especie de inmortalidad. Dicho de otro modo, es necesario creer en el progreso. Esto puede ser una de mis últimas ingenuidades. la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos.

Por Gabriel Capó Vidal
http://quienesjugaronajedrez.blogspot.mx/
Julio 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario