miércoles, 4 de mayo de 2016

Emanuel Lasker primera parte.








 El espíritu original y libre del rey del ajedrez.


Las primeras noticias que tuve de Lasker fue por los diarios de Polonia, que publicaron la gran noticia: Emanuel Lasker ha vencido al longevo Campeón del mundo Wilhelm Steinitz.

Esta noticia volvió loca de alegría a la gente del pueblo de Barlinek. En todos lados se habla de la proeza de este joven de 25 años, que desde niño, reseñaba el diario se había destacado por su gran inteligencia. 
Recuerdo haber leído la crónica que contaba que este singular joven era ya un prodigio en matemáticas y que sus padres eran Rosalie Israelssohn y Adolf Lasker. Los diarios contaban que su hermano le enseño el ajedrez y que ambos recorrían los cafés de Berlín, siendo el favorito, el Kaiserhof, donde pasaban las tardes.



Emanuel Lasker vs  Wilhelm Steinitz


Es curioso el destino, a los padres de Emanuel no les agradaba que su hijo jugara al ajedrez y por ello lo cambiaron de escuela, pero resultó que el director de este nuevo colegio, era el presidente del club de ajedrez de la comunidad y un maestro de las matemáticas. Así Emanuel pronto fue insuperable en las matemáticas, como en el ajedrez.

Después de terminar su bachillerato, ya en la universidad Lasker opto por seguir estudiando las matemáticas que tanto le atraían, además de filosofía, sin dejar su otra pasión, el ajedrez. Por el año de 1889 gano su primer torneo de en Berlín y, un mes más tarde, ganó el Hauptturnier en Breslau, que le valió el título alemán de Maestro de Ajedrez, además de 500 marcos lo cual le abrió las puertas a viajar por Europa y América

En aquellos momentos de sus primeros triunfos, Leopold Hoffer, comentó:

“EL joven Lasker con solo 21 años de edad posee ya las cualidades de un maestro de primera clase la erudición, el juicio de la posición, la rapidez de la concepción, la imaginación, un gran entusiasmo por el juego, y por encima de todo, él es un hombre de una gran cultura y sobrepasa  la inteligencia media”.

Seguí la carrera de Lasker durante años, por medio de los diarios y revistas, supe de sus triunfos en contra de Siegbert, de Tarrasch, de David Janowski, de Carl Schlechter. También del gran honor de recibir de las manos del el zar de Rusia, el titulo de Gran maestro, distinción que se entregaba por primera vez, y de su derrota ante Capablanca.

Mi deseo de entrevistarlo, siempre tropezó con el obstáculo, de sus viajes frecuentes al orbe o de sus retiros del ajedrez, para estudiar matemáticas o bien filosofía.

Durante la guerra su peregrinar a Londres, a Holanda, y a la URSS impidió su realización.




El Dr. Lasker hoy tiene 70 años vive en Nueva York, es en su casa a donde he sido citado para charlar con este genio del ajedrez

Antes de entrar al hogar de Lasker , me encuentro en la calle a Ricardo Reti, que acaba de visitar al ex campeón del mundo. Intercambiamos un breve saludo y algunas palabras de cortesía.

Me cuenta que el maestro, tiene dolencias, debido a una infección renal, y que el edema que padece, le hace fatigarse. El Dr Lasker , está acompañado de su esposa Martha quien se encuentra delicada de salud

Emanuel se encuentra sentado frente a un ajedrez, con su eterno cigarrillo en la boca, pero esta vez sin encender, por orden del médico. A pesar de su enfermedad y sus años, se puede apreciar en él, la fortaleza, que lo ha acompañado siempre a través de la odisea de sus partidas y de su lucha por vivir.

Lasker ha escrito durante su larga vida, libros de ajedrez, estudios matemáticos, obras de filosofía, libros sobre juegos, incluso invento un juego de damas Laskas, y ha escrito obras literarias.





Lasker

Manuel Lasker es un buen amigo de Albert Einstein, pero a pesar de este apego Lasker contradijo la teoría del físico aduciendo la imposibilidad de la constancia en la velocidad de la luz, ya que ésta sería limitada por las partículas del espacio.

Menciono a Einstein para darnos una idea de los intereses culturales de este hombre que juega al ajedrez y ha sido campeón del mundo durante tanto tiempo.



 Albert Einstein.

Einstein se ha negado a realizar el prologo del libro de Lasker “La comunidad del futuro”, por no concordar con algunas de las ideas expresadas en el texto.





Lasker me invita con una sonrisa a sentarme enfrente de él. Martha no sirve una limonada y se sienta cerca de su esposo.

Le pregunto a Martha, si aún escribe poesía, le comento que leído alguna de sus obras, las cuales escribió bajo el seudónimo de L. Marco. Una de ellas: ¿Cómo se aman? Además de su versos satíricos: “Shocking” y los incluidos en “Por los departamentos de la vida”

Ella responde sorprendida: ¿Pero aún hay quien se acuerde de lo que he escrito?







Berthold Lasker y Else Schüler,


Le pregunto a Martha: ¿Else Schüler, la esposa, del hermano de su esposo, el médico Berthold Lasker, también escribía poesía?

-Si, es una excelente escritora. Elsa ha escrito a lo largo de su vida varios libros de poesía, y ha sido galardonada con el prestigioso Premio Kleist de literatura. Me parece que vive en Israel.

Else Schuler fue hija de un banquero, se casó con el hermano de Emanuel. A los cinco años del matrimonio, la pareja se divorció, ella eligió una vida alrededor de la bohemia, reuniones con grupos culturales y artísticos. Finalmente contrajo matrimonio con un crítico y editor

Con quien fundó una revista cuyo nombre fue “Tormenta”, una publicación del arte expresionista.

Al divorciarse por segunda vez, ella frecuentó los cafés donde vivían literalmente muchos de los grandes expresionistas como Georg Trakl, Franz Marc, Karl Kraus, Oscar Kokoschka, George Grosz, y Franz Werfe.





Martha y Lasker


Cuando el nazismo arribó, trastoco nuestras vidas, como la de tantos judíos, perdimos todos los bienes, que nos fueron requisados. Perdimos nuestro piso en Berlín, nuestra casa en Thyrow, y también nuestros ahorros bancarios.

Nosotros nos fuimos a Londres y poco después a la URSS, donde mi marido encontró trabajo en el instituto de matemáticas de Rusia.

Elsa Lasker, tras recibir una golpiza por los simpatizantes nazis, huyó también de Alemania.



Martha y Lasker en la campiña, en la casa de vera en Thyrow


Le pregunto a Martha por días más felices, sobre su estancia en el medio rural, cerca de Berlín.


-Era un lugar encantador teníamos una casa, un jardín y un perro. Que bellos tiempos, donde vivíamos rodeados de la naturaleza y del aire limpio.

Emanuel se dedicaba a jugar con los niños de los alrededores, al croquet y además sembraba árboles y patatas. Martha ríe y comenta: patatas más pequeñas que un guisante, Lasker asiente con la cabeza y también sonríe.


Fueron días maravillosos. En esta libertad y tranquilidad, Emanuel daba largas caminatas, reflexionando, En esos días, escribió su libro de filosofía “Das Begreifen morir Welt”




La amorosa Martha en labores de costura



esperando a su marido terminar su partida


Le pregunto a Martha: ¿Usted acompaña siempre a su esposo a los torneos?

-Sí, invariablemente, desde luego a solicitud suya.

Lasker quien había hasta entonces permanecido callado, comenta: Sin ella, me siento intranquilo, con ella conservo el equilibrio. Ella es mi mejor medicina para preservar un buen estado de ánimo, lo cual me permite concéntrame el trabajo creativo.

Además ella sabe cuando requiero de una taza de veneno (se refiere al café) o un cigarrillo, además no sabe de ajedrez - Lasker ríe-




Una caricatura de Lasker con su eterno puro. Autor: Alexander Vinkevich
Interviene Martha

-Déjeme contarles las trampas que hace Emanuel con los cigarrillos. El Doctor le había indicado que redujera el número de cigarrillos que fumaba, a solo 5 en un día.

El muy fresco, efectivamente fue a comprar a tabacalera 5 cigarros… pero del doble del tamaño normal.

Para otras cosas su memoria es muy mala, cuando yo no lo acompaño, regresa a casa con la mitad de la ropa. Se olvida en los hoteles la chaqueta o el abrigo o algún traje.

Durante sus viajes frecuentemente olvidaba dentro de los hoteles; ropa, abrigos o cualquier otra pertenencia.

En Paris, después de hospedarse, dejo su equipaje y con prisa se dirigió a Café Regence a jugar ajedrez. Ya en la madrugada mi marido, se despidió de sus amigos, pero al no recordar la dirección del hotel, debió aceptar la invitación de un compañero, para pasar la noche.

A la mañana siguiente, telegrafió a la persona que le había recomendado el hotel, para que le enviara la dirección del citado albergue. Pasaron los días y la anhelada respuesta no llegaba.

Fastidiado por la espera, mi marido compró un mapa de Paris, lo divido en sectores e inicio la búsqueda de la hostería.

Finalmente la halló y al entrar en la recepción le entregaron el mentado telegrama, que contenía los datos de la ubicación del hotel.

Como es de suponer, mi marido había olvidado remitir la dirección de la casa de buen samaritano, que le otorgó temporalmente refugio.
Las sonrisa de Lasker se trasforma en una carcajada, después de reír, le hace un guiño a Martha.





Ajedrez portátil de Lasker

El estudio de Lasker es una montaña de cartas, de papeles viejos, notas, libros y recortes de periódicos. Encima de su escritorio; se encuentran trozos de puros, cajas de fósforos, una pipa y sus cenizas, piezas de ajedrez y un pequeño tablero de ajedrez portátil que Emanuel lleva consigo en sus viajes. Aunque ya por la edad Lasker solo viaja para hacer alguna que otra exhibición o dar alguna conferencia.

Lasker que luchó por que el ajedrecista cobrase premios generosos, prque fuesen los dueños de los derechos de sus partidas, para poder vivir sin incertidumbre, sin zozobra; hoy vive pobremente. Ha abierto una escuela de ajedrez, para sobrevivir.

Enfermo él y su esposa, no tiene suficiente dinero para la consulta privada y acuden al servicio médico gratuito.

Les pregunto a ambos, el cómo se conocieron.

Marta me mira fijamente y responde: fue una amiga la que nos presentó. Ya antes, me había hablado de Emanuel contándome que era el campeón del mundo y un Doctor en matemáticas. Respondí que para nada me apetecía conocer a un ser tan aburrido. Me pareció que no tendríamos nada en común.

No fue así cuando después de presentarnos charlamos, me di cuenta que Emanuel era una persona culta, con una charla interesante, amena y que tenia diversos intereses en la vida. Fue una sorpresa y muy agradable el conocerlo.

Como debe saber, yo estaba casada en ese tiempo, mi marido permanecía en cama, debido a una enfermedad muy dolorosa y terminal. Durante años Emanuel y yo sostuvimos una larga correspondencia.

Conservo más de 100 cartas. Solo al año de la muerte de mi marido formalizamos el compromiso y contrajimos nupcias.

Ustedes huyeron de la Alemania nazi, para después refugiarse en Rusia, poco después, debido a las purgas, debieron salir de este lugar y trasladarse a este país.






Juego Botvinnik-Levenfish (1937)


Lasker cuanta que el motivo para salir de Rusia fue la necesidad de Martha de visitar a su hija. Pero Martha de forma enérgica dice:


Todo lo que haya podido sucederme en la vida no ha logrado abatir mi ánimo, y en aquella época no estaba dispuesta a doblegarme ante dictadores.

¿La persecución que se ha dado tanto en Alemania como en Rusia, por la ideas de la gente, como le ha afectado?

-En la medida que una persona como yo pueda impedirlo, no consentiré que nadie destruya mi fe en la humanidad.

Martha se siente cansada de repente y decide, irse a recostar. Ella se acerca a Emanuel quien le da un beso en la mejilla y se retira.








Berlinchen.


Los hermanos Lasker
¿Donde nació?

En Berlinchen, que significa pequeño Berlín, está situado al este de rio Odeer, en aquel entonces contaba con unos 6 mil habitantes. La población la integraban: polacos, alemanes, judíos, lituanos. Recuerdo los días de mercado, con su algarabía, días bellos, inolvidables.

Los alrededores de la ciudad eran paisajes hermosos, rodeada de bosques, lagos y ríos. La comarca vivía con el ruido de los aserraderos, la vida económica giraba en torno de la industria de la madera.

Los paseos con mis hermanos, y mis propias caminatas, adentrándome en los bosques, dejaron en mi huella, siendo adulto seguí frecuentando y recorriendo los bosques. Confieso que amo la naturaleza. Fui un niño independiente y feliz.

Y precoz

-Sí, es verdad y precoz.



Pronto se fue usted a vivir con su hermano Berthold .

-Sí, siempre nos quisimos mucho; cuando mis padres me enviaron con él, con el fin de proseguir mis estudios, yo caí enfermo de sarampión y dentro del hospital, fue que mi hermano me enseño a jugar al ajedrez. Fue un jugador muy fuerte, Tarde más de dos años en poder vencerle.

Como puede apreciar me alivie del sarampión pero contraje una nueva enfermedad incurable: jugar al ajedrez.

Con mi hermano, visite lo cafés, el que más frecuentamos fue " el Café Kayzergof donde conocí a Tarrasch y jugué con él. Fueron tiempos en que mi hermano vivía de los ingresos que le otorgaba su pericia en el ajedrez y en las cartas.

Yo juegue muy tarde al ajedrez. Cuando me convertí en el Campeón del mundo mi padre, estaba feliz y me dijo: “Has sido el mejor de los hijos y como ajedrecista no podrías ser mejor

¿El padre de su esposa Martha de alguna forma le apoyó?

-Sí, así fue, fue después de haber ganado el primer lugar en un torneo que patrocinaba un café, vencí a todos y él me brindó apoyo económico, jamás imagine, que con el tiempo se convertiría en mi suegro.

Es entonces, que le pregunto a Lasker ¿Su padre fue un cantor de la sinagoga?

Si, lo fue, él siempre se sintió muy orgulloso de serlo. Aunque económicamente, no era redituable. Fue un experto en las cuestiones religiosas y de historia. El viejo era proclive a la fantasía y al ensueño. En cambio mi madre Rosalía, fue una bella mujer, resuelta, bastante hábil y práctica.





Albert Eisntein

¿Como conoció a Albert Eisntein?

-En la casa de Alexander Moszkowski, nos hicimos amigos. Sostuvimos agradables e intensas charlas, cuando desfrutábamos de nuestros largos paseos por la campiña. 





Lenard

Philipp Lenard

-Un físico húngaro que se nacionalizo alemán, le concedieron el premio nobel en 1905 por sus investigaciones sobre los rayos catódicos en 1933.

El régimen nazi le otorgó el premio como el protector del águila del Reich. Fue un nacionalista radical que en una conferencia impartida por Einstein en la universidad de Berlin interrumpieron a gritos su exposición, teniendo Albert Einstein que abandonar el recinto.

Acusaba a Einstein de plagiar las ideas de Johann Georg von Soldner, de Paul Gerber, de Woldemar Voigt y de Friedrich Hasenöhr

Llamaba estas ideas, como la ciencia judía. Llego a ser el dirigente de la “física aria”. Se volvió un antisemita. Él aseguraba: “ El judío carece notablemente de comprensión de la verdad, a diferencia del investigador ario con su seria y cuidadosa voluntad de verdad”

Lenard estaba de acuerdo con la teoría del éter.

-Si, así es, la idea de que había una sustancia física, el éter, que llenaba el vacío del espacio. Einstein pensaba que la teoría del éter pertenecía al pasado y que había sido lo suficientemente desacreditada. De hecho la teoría de la relatividad parte de la base de que no hay éter

En aquel tiempo usted nunca estuvo de acuerdo con la idea de su amigo Albert, sobre la teoría de la relatividad.

-Sí así fue, fui un crítico de la teoría. Sobre todo, en un punto básico, la teoría de Einstein abolía el carácter absoluto del concepto de tiempo, al hacer depender la medida de éste del movimiento del observador.

El postulado de la constancia de la velocidad de la luz puede ser impugnada (por ejemplo, en un espacio totalmente vacío) esta es mi formula: lim c = ∞ (s - la velocidad de la luz)

Me parecía que la teoría de la relatividad en su conjunto, como un sistema de la explicación de la realidad, se equivocaba tanto en sus métodos y como en sus resultados

"Hundert Autoren gegen Einstein" (Cien autores en contra de Einstein)

Emanuel vacila y cuenta: efectivamente mi nombre aparece, yo forme parte de las personas que consideraban erróneas las aseveraciones de Einstein, y así se lo hice saber a Albert quien por cierto me escuchaba prestando la mayor atención a mis refutaciones.

Aquí abro un paréntesis, antes de hacer la siguiente pregunta al maestro. Einstein llevo a cabo una comparación, entre Baruch Spinoza y Lasker. Baruch fue un filósofo judío holandés, que se ganaba la vida puliendo lentes destinadas a la fabricación de instrumentos ópticos, esta actividad le permitió conservar la libertad de pensamiento (Incluso no vivió de impartir clases; rechazó el ofrecimiento de una plaza en la Universidad de Heidelberg a cambio de conservar dicha autonomía)

La profesión de Lasker decía Einstein, es el ajedrez, su modo de ganarse la existencia. Como jugador de ajedrez Lasker sufre de una tensión intelectual, que se pude calificar de monstruosa, tan enlazada en su mente, que el espíritu del juego nunca lo abandonó, incluso cuando pensaba en los problemas filosóficos o humanos.

Einstein ha sido muy enamoradizo ¿Usted también?

-No, no, yo no. Es verdad mi amigo es incorregible, siempre rodeado de mujeres bellas, ingeniosas, como Margarete Lebach y otras que la prudencia, me aconseja omitir. Pero si es muy enamoradizo

“La comunidad del futuro”

Mi último trabajo.

-Parece que los centros de furia en el cerebro humano están más desarrollado que los Centros de racionalidad.

Pero pienso que el principio que debe regir á una comunidad como la imagino, es la colaboración desinteresada y el análisis racional de los problemas sociales. Una sociedad que acierte en buscar soluciones sin el recurso de la guerra y la violencia.

La voz del intelecto tiene un tono moderado, pero no cesa hasta hacerse oír. Al fin, tras muchos fracasos, logra ser escuchada. Es este uno de los aspectos en los que la humanidad puede sentirse optimista y confiar en el futuro. 





Pronto la segunda parte.

viernes, 18 de marzo de 2016

Susana Graff Mi profesión es ser libre







Imprimir
Mi profesión es ser libre



Susana Graf nació en Munich Alemania es hija de José Graf; que por amor a la madre de Susana dejó el sacerdocio, y de Susanna Zimmermann; que por amor a Graf, dejó a su familia, la cual se oponía a su unión con José. Ambos dejaron la Rusia y emigraron a Alemania. José Graf se dedicó entonces a la pintura y a una vida de bohemia. También fue "hipnotizador y magnetizador" Ambos procrearon catorce hijos, de los cuales solo ocho de ellos sobrevivieron a la infancia.

Su padre José le enseño el ajedrez a Susana a la edad de cinco años, cuando ella creció, su padre se negó a que su hija asistiera a los cafés, con el siguiente razonamiento: ¡Es inaudito que una muchacha joven, quiera jugar ajedrez con los hombres, imposible! José era un ser posesivo y brutal.

Susana actualmente vive en Greenwich Village en Nueva York, y es una de las mejores jugadoras de ajedrez, su elo actual es de 2431, considerada por mucho tiempo la segunda mejor del orbe. En su juventud fue rebelde, huyó del hogar, trabajó de niñera, también frecuentó y durante una temporada habitó el barrio de los artistas. Vivió en un internado con las monjas, de las cuales dice: unas eran buenas personas y otras malas. A los diecisiete años, fue la campeona femenina de Munich y ganó el torneo de Semmering. Ha intentado con pasión ser la campeona mundial.

Susana, hoy Sonja, habla un perfecto español. Es una mujer de pelo gris, madura, sensible, elegante y bastante agradable, viste una blusa blanca, pantalones color vino, y unas gafas que ocultan sus ojos. Ha triunfado en el Campeonato Femenino de California y en el Campeonato Femenino de los Estados Unidos: compartiendo el campeonato con Gisela Kahn.

La he felicitado por su recién título de Campeona de los Estados Unidos. Sonja bebe de su vaso y comenta con una sonrisa: Gracias, y enciende un cigarrillo más.

Nos cuenta que su interés por el ajedrez profesional se despertó tarde y relata: En una ocasión regresando de hacer unas compras por la ciudad de Munich pase enfrente de un club de ajedrez, ensimismada me quede mirando una de las partidas.

La partida entre un hombre y una joven me cautivó tanto que mis facciones instintivamente debían delatar todos mis pensamientos. Cuando la muchacha jugaba, a mi entender de manera catastrófica, dominaba en mi cara una rabiosa expresión de desencanto, por el contrario después de las buenas jugadas del hombre, se podía ver en mis facciones una amigable expresión de asentimiento, así estuve cerca de dos horas y media delante de esa ventana, embelesada, sin que en el mundo de mis pensamientos existiera otra cosa que el ajedrez.

De repente fui interrumpida, fue un sobresalto y detuve mi observación, un ajedrecista se hallaba junto a mí,  explicando y a la vez  disculpándo su presencia a mi lado. Me dijo que había comprendido, por mi actitud, lo aficionada que era yo al ajedrez y que, por tanto, debía entrar y jugar alguna partida. Magnifico - pensé - mis deseos iban por fin a cumplirse, al principio respondì, titubeando, que no podía jugar porque sólo sabía lo poco que había visto en mi casa, pero el ajedrecista insistió: Ahora debe usted venir, hemos comprendido que le gusta el ajedrez y no la dejaremos ir. Le seguí al interior del café, buscó un contrincante, del cual no tuve ningún interés en saber quién era, y fue cómico, le gané. Me emocioné ante los aplausos, que parecía no tener fin.

Usted debe venir todos los días - me dijeron -, no puede llegar lejos en el ajedrez con sólo desearlo. ¡Que importaba la riña y los sermones, en casa por llegar 4 horas tarde! Mi decisión estaba tomada, tenía suficiente edad y decidí dedicarme a mi querido ajedrez, no si la ferrea oposición de mi padre.
Sonja triunfó dos veces ante Rudolf Spielmann durante unas simultáneas. Empato con Keres. Cuenta: fui campeona de Alemania, viaje por toda Europa para adquirir más experiencia. El ajedrez me procuró una vida libre e independiente, conocí gente, y me alejé de lo que más despreciaba: de mi padre y del social nacionalismo de Hitler.

Su cara se ilumina cuando recuerda a su amiga inglesa Vera. Jugué contra Menchik en un encuentro amistoso en Amsterdam y en un match oficial por el Campeonato del Mundo en Semmering. En Argentina, en este país del sur de América obtuve el segundo lugar con una puntuación de 16-3, detrás de Menchik que tenía una puntuación de 18-1.


Susana Graf

Graf, en EE. UU.

Quien ha visto a Sonja jugar en su juventud, sabe de su elegancia, de su ser emocional, agitado, como un colibrí y de sus dedos que enroscaban lápices, plumas o cigarrillos.

Fui excluida del equipo alemán durante la olimpiada en Argentina por no simpatizar con la ideas del régimen nazi, Y aclara: no fui precisamente el ideal femenino ario. Incluso me decían, “Gitana” por mi vida emancipada y sin prejuicios sociales. Fue entonces que participe en ella, bajo la bandera internacional de un país ficticio: "Libertad"

¡En Argentina me confeccionaron una bandera, con la más bella palabra impresa: Libre ¡Y libre ha sido mi bandera! En la justa campeonato femenil, gane 16 partidas y perdiendo sólo tres una de ellas con Menchik. Al mencionar nuevamente el nombre de la inglesa; su ser, se alerta, sus músculos se tensan, su rostro refleja vivencias lamentables: ¡Perdí una partida ganada, “encontré” tres jugadas dudosas o si quiere puede llamarles estúpidas, que me hicieron perder!
Pensativa aún, retoma el hilo de la charla: En fin durante mi estancia en Argentina, Alemania invadió Polonia y esto cambio para bien el curso de mi vida.

Se le explica a la autora de los libros publicados en Argentina "Así juega una mujer" y "Yo soy Susann", discípula de Tarasch que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la transcripción de sus respuestas.

El ajedrez.

- El juego ciencia, al menos para mí se convirtió en un medio de escape mental. El juego fue una forma de valorarme, confirmarme en una competencia intelectual. ¡Cuando juegas al ajedrez todo tu cuerpo funciona!

Viajar.

-Amé viajar, amo el viajar

La cafetería de consejo del Hotel Peterhof en Marienplatz.

-Un bello lugar, espacio del "club de Tarrasch".


Graf , 1935
Las normas.

-En el ajedrez la respeto. En la vida debí luchar contra ellas, jugando ajedrez, batallando en torneos de hombres; venciendo las trabas sociales.

George Sand.

-Al igual que ella comencé a preferir el uso de vestimentas masculinas. Este disfraz masculino me permitió vivir en plena libertad. "Un hombre y una mujer son hasta tal punto la misma cosa que casi no se entiende la cantidad de distinciones y de razonamientos de los cuales se nutre la sociedad sobre este argumento" La frase es de Sand. En un mundo de hombres, me he comportado a veces como uno más, he sido libre de vivir mi vida.



Graf , 1936

Jugar en los cafés.

-El círculo del Maestro Hermann Geist y del Dr. Eduard.

Señorita Müller.

-Johanna la mejor jugadora de Munich en ese entonces. Después de ganarle tres partidas abandonó el salón molesta. La segunda partida fue especialmente bonita, conseguí darle un mate con dos caballos muy similar a una famosa partida de Paul Morphy.

Siegbert Tarrasch.

-Lo conocí cuando el tenia 70 años. Fue mi preceptor y amigo, de una lucidez asombrosa, pronto tuve un lugar habitual en su mesa, en el círculo, al lado de los maestros: Hermann Geist y del Dr. Eduard Dyckhoff.

"La pequeña Morphy".

-Sobrenombre que me pusieron mis amigos después de ganarle a la joven Müller. Injustificado, yo siempre he jugado posicionalmente e intento ganar por la acumulación de pequeñas ventajas.


Sonja Graf en 1936

Graf , 1936

Pieza tocada pieza jugada.


Noté en un maestro, que se sentó sobre sus manos y estudió detenidamente una posición complicada. Esto me sorprendió, después le pregunte por qué actuó así. Para evitar los errores, me respondió, y después se jactó: “las manos son los peores enemigos para la realización de combinaciones en el ajedrez”.


Graf


Herman Steiner y Sonja Graf


Steiner y Graf





Herman Steiner.

-Un buen amigo. Nació en Dunaszerdahely. Steiner llegó a la ciudad de Nueva York muy joven. Durante un tiempo, fue boxeador. A los 16 años fue miembro del Club de Ajedrez húngaro y el Club de Ajedrez de Stuyvesant. Con la experiencia adquirida en la activa escena de ajedrez de Nueva York, Steiner rápidamente desarrolló su habilidad en el ajedrez y en 1929 empató por el primer lugar con Jacob Bernstein en el campeonato del estado en Buffalo .
El mismo año fue el primero en la Reserva Premier en Hastings , Inglaterra. Steiner salió de Nueva York, estableciéndose en Los Angeles en 1932.

Se convirtió en editor de ajedrez del diario Los Ángeles Times, ese año escribía una columna de ajedrez. Formó un Club de Ajedrez. Steiner y formó más tarde, el llamado Grupo de Ajedrez de Hollywood, que fue visitado por muchas estrellas de cine como Humphrey Bogart , Lauren Bacall , Charles Boyer y José Ferrer .

El Grupo de Ajedrez Hollywood organizó el Torneo Panamericano Internacional en 1945 y el Segundo Panamericano de Ajedrez Congreso en 1954. Steiner jugó tres partidos de desafío contra Fine, como sabe uno de los mejores jugadores del mundo. Fine ganó los tres partidos: por 5 ½ ½ -4 en Nueva York 1932, por 3 ½ - ½ en Washington, DC 1944, y por 5-1 en Los Ángeles 1947.






Charles Boyer jugando contra Bogart en 1945
(en el centro Herman Steiner y Lauren Bacall).





Vera Menchik.

-Una mujer maravillosa, una bellísima compañera. Tengo los mejores recuerdos de mi amiga. Recuerdo haber leído un ejemplar del British Chess Magazine, después de su absurda muerte, debajo de los escombros, por las bombas alemanas arrojadas sobre Londres, donde se escribía: "La muerte de Miss Vera Menchik elimina no sólo la mujer más grande jugando ajedrez de todos los tiempos, sino una personalidad encantadora". 

También decía algo como que "el juego de ella, se caracterizó por la sólida posición de juego, con la clara finalidad de lograr un final favorable del juego y evitar las complicaciones. Pero el redactor, agregaba, que Vera carecía de imaginación e inventiva y agregó, el prejuicio, de que la mujer es en el ajedrez aburrida o poco interesante. ¡Qué estupidez, que majadería fueron estos comentarios machistas!

Graf y Menchik. Nottingham 1936

Graf y Menchik, 1936

Goebbels.

-Un criminal nazi. No me permitió jugar por Alemania, debí viajar a Inglaterra y desde ahí partí rumbo a Sudamérica. Los argentinos me hicieron una bandera con la palabra Libre, he jugado en virtud de ello.

Piriápolis".

Un trasatlántico belga en el que viajaron 90 ajedrecistas de Europa a la Argentina para participar el Torneo de las Naciones, alguien, no sé sí Tratakover le llamó el Arca de Noe.

Desafortunadamente yo no viaje en este navío, que zarpo de Amberes. Convivir durante el largo viaje con tantos ajedrecistas, me hubiese encantado, me perdí de una experiencia sin igual. Debí hacerlo desde Inglaterra, donde conseguí con el cónsul el permiso para hacerlo. El régimen nazi, no deseaba que yo participase, como ya le conté.

En el mismo vapor viajo de regreso Vera, feliz con su novena Corona mundial, solo para encontrar la muerte, en una Europa desgarrada por la guerra.

Durante el desarrollo del Torneo de las Naciones Alemania declaró la Guerra. Entonces los ingleses optaron por dejar la competencia. Se acumularon las protestas; tanto de los alemanes, como de Francia y Polonia, que ya estaban en guerra con Alemania, tanto así, que se pactaron y se declararon igualados a dos puntos los matches entre Polonia-Alemania y Francia-Alemania.

El teatro Politeama, ubicado en la avenida Corriente, se convirtió en un tablero político, la agitación era evidente en muchos de los presentes, Alemania intentaba imponer sus criterios. El detrimento fue visible en la calidad de las partidas, la preocupación, la crispación y la desvalorización moral en muchos era notoria.

Los alemanes obligaron a los checos, para que contendieran como un “Protectorado” denominado de Bohemia-Moravia. Ya que Austria y Checoslovaquia habían dejado de existir como naciones independientes, Incluso tantearon que la esvástica nazi representara a Checoslovaquia, solicitud que no prosperó ante la cordura del comité. Así es que vimos ondear la bandera tricolor de Checoslovaquia.

Con la bandera der Palestina participaron europeos cuyo origen era judío. Su capitán fue el austriaco Moshe Czermiak.

Polonia no pudo vencer a los alemanes que resultaron campeones, por una mínima diferencia de medio punto.

El dolor se hizo presente, en varios de los jugadores, Teodor Regedziński . un jugador polaco, de gran estatura, se encontraba consternado, cuando supo que Alemania ataco e invadió a Polonia. Perdió la concentración ante un rival más débil y fue derrotado en su partida.

Polonia: Frydman, Tartakower, Regedzinski y Sulik

Polonia: Frydman, Tartakower, Regedzinski y Sulik , 1939

Él resolvió regresar a Lodz su pueblo, que había sido bombardeado por los nazis, y decía, a quienes querían oírlo, en polaco, en alemán, en ruso, en inglés y francés, que son los idiomas que él hablaba, que intentaría llegar a Polonia “Sé que me espera la miseria y el dolor, pero no puedo abandonar a lo único que justifica mi vida: mi hogar no podría vivir sin saber cómo y cuanto sufren mi esposa e hijos”

Después supe que al llegar a Alemania, ya lo esperaba su esposa. Los polacos tomaron como una traición que Teodor optara por la Alemania de Hitler.

Con el nombre de Theodore Reger participó en los torneos patrocinados por los nazis. Incomprensiblemente regresó a Polonia, donde el régimen comunista lo condeno a 4 años de trabajós forzados en un campamento, lo cual deterioró su salud. Me entere que su mujer murió durante esta cruenta guerra.






Moisés Mendel Najdorf

Él también aprendió a jugar a lado de Saviely Tartakower, un hombre sabio, poseedor de una gran cultura. Najdorf nació en Varsovia. Como a mí, la guerra le sorprendió, fuera de su hogar. Estuve al tanto que los nazis asesinaron a su esposa, a su hija, a su padre. Perdió a sus hermanos, a todos sus seres queridos. ¡Qué tiempos tan tristes, tan amargos, desgarradores y sin consuelo debió pasar Miguel. Se quedó a vivir en la Argentina y volvió a formar una familia. El ajedrez argentino creció con sus enseñanzas. La nuestra fue una diáspora que dio sus frutos.
Las lagrimas asoman a los ojos de Sonja, le ofrezco un pañuelo y después de una pausa le pregunto sobre Rudolf Spielmann.

-Le gané dos simultáneas me dio confianza para jugar en torneos internacionales. Huyendo de los nazis fue a parar a Suecia. Fue una lástima que muriera solo y olvidado a causa de la guerra.



Graf en Argentina 

¿En Argentina se encontró con los clubes de ajedrez, que no existían en Europa?

Sí, en Europa se jugaba en los cafés, ahí se hacia uno, un experto en el ajedrez. Me llamó la atención que los ajedrecistas argentinos, aunque aman el juego, no lo practican como sus colegas europeos. En casi todos los clubes, los socios prefieren mirar o conversar, a trabarse en una lucha ajedrecística, y es raro que las grandes figuras del ajedrez argentino, jueguen entre ellos partidas que no sean de torneos.
Parece que huyeran y se muestran reacios a jugar el más liviano "ping-pong". Y note con perdón de todos, que prefieren hacer comentarios sobre sus virtudes, que jugar una partida para demostrarlas. Sin embargo, tienen algunas figuras de renombre universal, que no necesito mencionar aquí, y que son verdaderos campeones, pero que desgraciadamente actúan muy poco en torneos.




Graf en Argentina

En Argentina

Doctor Max Euwe.

-Decidió organizar un match entre Vera y yo por el Campeonato Femenil del Mundo. En ese entonces ella contaba con cuatro títulos mundiales. La primera partida la gané, después fue el caos, al enfermarme de una gripe atroz; juegue con fiebre e intensas cefaleas Después de la justa debí guardar cama por 14 días. En nuestro segundo encuentro los resultados fueron 9 victorias para Menchik, dos para mí y cinco tablas.




Graf y Euwe. 1933 / 1934. De la colección Mädler

Graf y Euwe

Sus libros.

En Argentina escribí dos libros: "Así juega una mujer" y "Yo soy Susann".

Así juega una mujer
Sonja Graf-Stevenson.

-Me desposé con Vernon Stevenson, un marino mercante, a quien llevé al puerto seguro del matrimonio. Sonja sonríe

Su padre.

-“El tiempo no duerme los grandes dolores, pero sí los adormece”. Citando a Sand.

¿Volvió usted a ver a su madre o a su padre?


-No, jamás, en sus ojos se vislumbra el rencor.

¿Un buen recuerdo de Buenos Aires?

-Contendí en el Campeonato Femenil del Mundo y terminé segunda. Cuatro derrotas sufrió Menchik a lo largo de su vida en sus 101 partidas en los diversos campeonatos del mundo y tres de ellas fueron conmigo.

¡Aún recuerdo el Hotel Español, en la plena Avenida de Mayo! En Argentina aprendí el español.

Menchik y Graf, 1939

Menchik y Graf, 1939

Sonja se sirve otro trago. Aprovecho para nombrar a Gisela Kahn Gresser.

-Una excelente ajedrecista americana, bueno, también desde hace años lo soy, al adquirir la nacionalidad, he representado a los Estados Unidos. Compartí con ella el primer puesto del Campeonato Americano.

Los ajedrecistas se hacen solos.

¡Qué tontería! fui alumna de Doctor Dyckoff, Tarasch y doy clases en el instituto: Queen’s Pawn Chess Emporium.

Moshe Czerniak.

-Pude ganarle.

Dr. Dyckhoff.

-Cuando lo conocí, entablamos el siguiente dialogo:

Jovencita, ¿cuándo ha aprendido a jugar al ajedrez? ¡Nunca!, fue mi pronta respuesta. ¿Cuántos libros de ajedrez ha estudiado usted?- a lo que replique: ¿Pero, es que existen libros dedicados al ajedrez? y solté una franca carcajada.-
Me dijo: Usted es ya un pequeño genio del ajedrez y yo intentaré que sea una maestra mundial. Por poco me da un síncope. Así se convirtió el Dr. Dyckhoff en mi profesor. Me enseñó los principios fundamentales del Dr. Tarrasch. Un estilo abierto y libre en consonancia con mi temperamento. Fue la base para mi enseñanza.

Campeonato mundial femenil dentro del torneo de las Naciones en Buenos Aires.

-Lo recuerdo bien. Fue en el mes septiembre, por la noche me enfrenté a mi amiga Vera Menchik. Un público numeroso se congregó alrededor de la mesa de juego. Me satisfizo estar superior en la mayor parte del juego. Después no conseguí jugar con exactitud, desconsolada, lloré esa noche.

Menchik y Graf, 1939

Menchik y Graf, 1939

Berna Carrasco.

Jugadora chilena la conocí en Argentina en este Torneo de Naciones logró el tercer puesto, superando a calificadas exponentes europeas.

¿Recuerda la tabla final?

- Vera Menchik primer lugar, yo el segundo, los siguientes sitios los ocuparon: Berna Carrasco , Frield Rinde, May N. Karff , Milda Lauberte, María Teresa Mora, H. Roodzant,. Janecek Paulette Schwartzmann, lngrid Larsen, Dora Trepat, Lugeharg Anderson Reischer, Maria A. Berea, Aegemans Stoffels, María A. de Vigil, Raclauskiene,. Ruth Bloch Nakkerud y una mujer de apellido Lougheed me parece.


¿Cuales fueron sus sentimientos al perder ante Vera?

Nunca sentí un dolor más grande en mi carrera de ajedrez.


¿A quienes recuerda de los Jugadores varones?

A Buenos Aires llegaron 26 equipos; estos eran los de Alemania, Argentina, Bohemia y Moravia, Bolivia, Bulgaria, Brasil, Canadá, Cuba, Chile, Dinamarca, Ecuador, Estonia, Francia, Guatemala, Holanda, Inglaterra, Irlanda, Islandia, Letonia, Lituania, Noruega, Palestina, Paraguay, Perú, Polonia, Suecia y Uruguay

-Recuerdo a Keres de Estonia, guapo y muy agradable, al culto, simpático y ocurrente Tartakower, a Stahlberg, a Lundin, ambos de Suecia, a Mikenas, de Lituania. Entre los alemanes, a Eliskases, a Michel, a Engels, a Becker y al tempestuoso Reinhardt; entre los ingleses, a Alexander y Thomas; entre los del protectorado de Bohemia y Moravia a Foltys, Pelikan y Skalicka; a Petrovs un letón y entre las nuevas revelaciones, al polaco Najdorf y al canadiense Yanofsky.

Graf, 1939

Graf, 1939

¿Quiénes se quedaron en Argentina?

-Jiri Pelikan, Gideon Stahlberg, Paulin Frydman, Erich Eliskases, Paul Michel, Ludwing Engels, Albert Becker, Heinrich Reinhardt, Moshe Czerniak, Zelman Kleinstein, Meir Rauch, Markas Luckis, Ilmar Raud, Movsas Feigins, Karel Skalicka, Franciszek Sulik, Aristide Gromer, Christian De Ronde, Paulette Schwatzmann, y yo entre otros.

Todos decidimos quedarnos en Argentina y no volver a una Europa en guerra. Abjuré de Alemania.

Graf, 1941

Graf, 1941


¿Conoció a Alekine?

Cambiemos de tema.


 Koltanowski


George Koltanowski.

Soja se sonroja y me dice: En España, en la casa del campeón catalán Ángel Ribera Arnal, charlamos y saboreamos un café; George, Ribera, alguien más, y yo. Es un tipo encantador, muy gracioso, con una memoria fotográfica, excelente persona, Recuerdo que alguien le preguntó durante la reunión: si era lógico casarse con un jugador de ajedrez? y Kolta contestó: ¡Depende de si acostumbra a cambiar las damas!

Sonja no para de reír, después de una pausa, cuenta: En España viví la vida con frenesí; asistí a muchas fiestas, a muchos bailes, ¡Lo pase de lo mejor! 

He leido su libro "Aventuras de un maestro de ajedrez", donde relata sus giras dando exposiciones simultáneas con los ojos vendados. Él que fue un formidable jugador a ciegas, conoció a su esposa Leah en una cita a ciegas en Nueva York  Sonja vuelve a reir

¿Continuó jugando en Argentina?

Sí, desde luego, participé en muchos torneos, hasta el año 47  El principal de ellos, el que organizaba la Federación Argentina de Ajedez y donde asistian: Herman Polnik, Nadjorf, Czerniak, Ståhlberg, Eliskases, Héctor Rossetto, Roberto Grau y otros ajedrecistas.



"Yo Soy Susan".

 El recuento de los abusos físicos y psicológicos que sufrí durante mi infancia.

Yo soy Susann
Lisa Lane.

-Excelente ajedrecista, también es aficionada a la pintura, odia la música. En su departamento, no existen: ni la radio ni la televisión, dice que la música interrumpe su proceso de pensamiento. Conocí a sus gatos, dos preciosos siameses Nimzovitch y Philidor. Ha sabido manejar muy bien la publicidad.

Rock and Roll.

-La música de hoy, de los jóvenes, la era del bolígrafo.

Graf, 1946

Graf, 1946
La noche.

-Disfruto el cabaret, las fiestas, la vida social.

La píldora anticonceptiva.

-Yo viví una infancia desdichada, y en mi adolescencia grandes momentos de soledad y rabia. Mi padre fue un ser brutal; mi padre fue un bribón, que atropelló la moral. Mis hermanos era más o menos aceptados y queridos, según el color de su pelo o de su piel.

Mi padre fue un bribón, que abuso de la inocencia. De mis padres recuerdo las grandes decepciones por las que mi hicieron pasar, la dominación, la pasividad de mi madre, la pobreza de la familia, las limitaciones. Todo ello me marcó, y me obligo a huir del hogar. Siempre sentí un gran agujero dentro de mí, un gran vacío.

Susana Graf


¿Cómo describe ese gran vacío?

-¡Permítame terminar! He leído sobre la píldora, me parece que impide la ovulación. Mi madre no hubiese sufrido tanto, ni haber pasado por tantos embarazos no deseados y por la muerte, debida a la penuria de mis hermanos. Me parece un logro, que las mujeres se embaracen únicamente cuando lo decidan. Yo hubiese sido una niña deseada y feliz.

Respecto a esa sensación; es como sí yo me fuera de mi cuerpo, ausentándome… dejándolo vacio.... Esa oquedad, la he vivido muchas veces. Ante la distimia, he abusado del alcohol, del cigarro, de la vida social… Gracias al ajedrez, muchas veces he recobrado mi autoestima.

El mundo que le toco vivir.

-Una sociedad rematadamente machista.

¡Es usted atrayente, como una estrella de cine!

                                                                  


viernes, 12 de febrero de 2016

Vera Menchik ¡Jaque Mate al endiosamiento masculino!

Vera Menchik
Vera Menchik 

Una partida de ajedrez se asemeja al juicio que tenemos de una mujer: cada cual la sobrestima o menosprecia, pero ninguno es capaz de juzgarla fría y objetivamente. Reuben Fine.


Vera Francevna Mencikova nació en Moscú, su madre es británica y su padre checoslovaco, como es lo usual, él es quien le enseña a jugar al ajedrez a la edad de nueve años. Debido a la revolución rusa, la familia entera se traslado a Hastings Inglaterra, donde Vera se inscribe en el club de la localidad. Ahí conoció a Macrozy convirtiéndose este ajedrecista, en su entrenador. Con solo15 años Francevna gana el campeonato femenino británico. Se dice de ella, que es generosa en las derrotas y modesta en las victorias. Su rantig actual es de 2390.

Vera parece haber sido tallada por Vasiliy Zcezdochkin y pintada por Sergei Maliutin. Matrioskas que vieron la luz seis años antes del nacimiento de Vera, durante la exposición Mundial de París. Vera es rubicunda, con ese aire de mujer aldeana. La reencarnación de una típica imagen rusa.

Le felicito por su nombramiento como Directora del Centro Nacional Británico de Ajedrez y le señalo:
Seguramente usted a lo largo de su carrera dentro del ajedrez ha escuchado frases como: Las mujeres nunca podrán jugar como hombres porque simplemente son mujeres; es algo que es ingénito, son inferiores, ¿Alguna vez has visto a una mujer hacer algo mejor que un hombre?, las mujeres no descuellan en el ajedrez, etc.

Sí y dicha por los maestros. Supe que Max Euwe respondió, que sí, a la pregunta sobre, si las mujeres algún día podríamos jugar bien al ajedrez; pero añadió, seguramente en cien años. -Vera tiene una risa franca y alegre.

Vera en 1931, en Londres en a una exhibición contra veinte ajedrecistas
Vera en 1931, en Londres en a una exhibición contra veinte ajedrecistas
Novinky.cz | © Fotobanka Profimedia

¿Pero usted le ganó dos veces? efectivamente así fue y desde entonces le otorgaron el título de Presidente Vitalicio del Club Vera - Su risa se vuelve más sonora- 
Me cuenta como Albert Becker no podía soportar que una mujer participase en un torneo de ajedrez- Estando en Karlsbad se le ocurrió proponer que todos los maestros que perdieran conmigo, debieran ingresar a un club que se denominaría: “Club Vera Menchik" y quien trató de ridiculizarme, fue el primero en caer e ingresar de inmediato al club.

Se le explica a la mejor ajedrecista del orbe, Campeona Mundial durante 17 años que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la transcripción de sus respuestas.

Torneo de Scarborough.

-Conseguí 4.5 puntos de 9 posibles Nada mal para un debut en un torneo de "Solo hombres” contaba con solo 22 años y nadie creía que pudiese lograr una sola victoria.

Campeona de Ajedrez Femenil del Mundo.

-La primera vez a los 21 años y lo he sido 7 veces más.

Escore.

-De 83 partidas he triunfado en 78, empatado 4 y perdido una.

Olga.

-El nombre de mi madre y de mi hermana, quien también juega en los torneos de ajedrez.

¿Miembros del club de Vera?

Vera sonríe y comenta la lista es larga: Saemisch, Colle, Reshevsky, Golombek, Erich Eliskases, Akiba Rubinstein, Tartakower , ¡y Sir George Thomas!

¿Sólo ellos?

Divertida, sin dejar de sonreír, Vera dice: un total de 42.

George Alan Thomas.

-¡Ah sí, él también se gano seis veces el honor de ser miembro del club, las mismas veces que le vencí!

Geza Maroczy.

-Mi amigo y entrenador, del aprendí teoría y el juego posicional.

Vera Menchik juega con Geza Maroczy en Londres en 1932
Vera Menchik juega con Geza Maroczy en Londres en 1932
Novinky.cz | © Chess History
Revolución rusa.

Durante este conflicto la familia debimos compartir las habitaciones con la gente más pobre. Las personas llegaron con sus cabras y aves, nuestro sótano fue invadido. Mi padre perdió su molino. Finalmente fuimos expulsados de nuestro hogar. Todos salimos de Rusia Llegamos a Hastings, donde vivimos con la Sra. Illingworth. En esta ciudad conocí al maestro Maroczy que se hospedaba en el hotel Albany de forma gratuita. Él sufrió mucho durante la primera guerra.

¿Con él mejoró su juego?

-Sí, desde luego, consolidé un juego posicional y así puede convertir las pequeñas ventajas en triunfos. Sonríe y dice: Aunque, no he superado el meterme en terribles apuros de tiempo.

Tiene otras aficiones.

-Sí, el tenis y el modelado con arcilla, he exhibido algunos trabajos en la escuela de Arte

Capablanca.

-Alguna vez dijo que yo, jugaba con la fuerza de un hombre.

Campeonatos Mundiales Femeniles.

-Gane varios Hamburgo, Praga, Folkestone, Varsovia, Estocolmo y Buenos Aires.

Pionera.

-He logrado serlo.

Su peor resultado.

-En Rusia, una atroz blanqueada.

Vera Menchik en 1935
Vera Menchik en 1935
Dominio público | Wikipedia
Jugar con hombres.

-Desafiar las normas, es un reto, pasaré a la historia por ser la mujer que abrió caminos a otras ajedrecistas, por haber jugado ajedrez en justas reservadas para los hombres.

¿Sus resultados compitiendo con hombres?

-He logrado: un segundo puesto, compartido con Akiba Rubinstein en Ramsgate, medio punto detrás de Capablanca, pero también medio punto por delante de mi entrenador Maroczy y de George Koltanowski. En Londres ocupe el 2º puesto, el tercero en Maribor -detrás de Pirc y L. Steiner, pero delante de Spielmann- y un tercer puesto en Yarmouth. ¡No está mal!

Mieses.

-Lo abatí en un match a diez partidas: por 6,5 a 3,5, y jamás, se publico el resultado, la causa la puede usted imaginar. Lo peor que les puede pasar, es que les gane una mujer.

Su aportación a la literatura del ajedrez.

-He publicado varios artículos en Social Chess Quaterly y Chess.

¿Los ajedrecistas se hacen solos?

Ríe y dice: Doy clases y también las recibo de Maroczy.

Sultán Khan.

-Campeón de la india también miembro distinguido del Club de Vera. Él no regresó a su país hasta dos años después de su derrota conmigo, por vergüenza del que dirían sus compatriotas, por temor a las burlas.

Max Euwe.

-Al ganarle en 1931, comento: "No esperaba que ella viera tanto”. Así que le gané otra vez en 1932.

Rudolf Spielmann.

-"Carrera de baquetas” designó nuestro encuentro en Carlsbad . Siempre fue un caballero. Sabía cómo tratar a las mujeres.

Vera Menchik en 1938
Vera Menchik en 1938
chessdevon.co.uk

"Le falta la vena creativa, inventiva, sin la cual pocos son los jugadores verdaderamente grandes" 

-Una frase trillada sobre mí, por ser mujer y jugar ajedrez, dentro de un mundo varonil.

Nuestra sociedad.

-Patriarcal, desigual en oportunidades, con una educación sexista.



Sonja y Vera.

-Tuvo una infancia terrible, ella es una tenaz luchadora, ahora vive en la Argentina. Ella es un ejemplo de la lucha de la mujer dentro de la sociedad y dentro del ajedrez. Somos buenas amigas. Siempre me sorprende cuando se viste como un hombre.

Rufus Henry Streatfeild Stevenson
Rufus Henry Streatfeild Stevenson
saund.co.uk

Rufus Henry Streatfeild Stevenson.

La persona con quien contraje nupcias. Lo conocí cuando acudíamos a las clases de esperanto. Mi esposo, recientemente murió. El fue un buen ajedrecista, triunfó en el Campeonato de Kent, también se destacó como un excelente organizador de torneos, como editor de la revista: British Chess, y como secretario de la Federación de Kent, así como de la Federación Británica de Ajedrez.

Emanuel Lasker

A él y a su esposa Martha, los estimo mucho. Lasker a luchado en contra de la hostilidad hacia los judíos. Sé por mis charlas con Lasker, que tiene la idea de escribir un texto, cuyo nombre tentativo es "La comunidad del futuro". Un lugar, donde una sociedad, se gobierne por sus principios, y sea la colaboración antes que la competencia, la que gobierne. Donde las personas que la integran sean respetuosas de la vida de los demás.

Una verdadera utopía, Emanuel piensa en una comunidad, donde la colaboración sea desinteresada y que los problemas sean solucionados sin guerras, dando respuesta a estos, de forma civilizada, de una forma racional. Me hablaba del territorio de Alaska, como el lugar, para darle un país a Israel.

Lasker jugando al golf, Vera en el extremo derecho
Lasker jugando al golf, Vera en el extremo derecho
kevinspraggettonchess.wordpress.com

Hablando de utopías, ¿Algún día existirán mejores condiciones para las mujeres?

-Desde luego que eso ocurrirá; nosotras en el ajedrez no tenemos un pasado. sólo tenemos un futuro.

Después de la entrevista, un año y algunos meses Vera murió debajo de los escombros de su hogar, al igual que su hermana y su madre, debido al bombardeo de los nazis, con las temibles bombas V1.( Entre los escombros se encontró la medalla de oro ganada por Vera durante el Campeonato Mundial de Mujeres.)

Vera y Sonja Graff compitieron en Argentina durante la olimpiada, una salvo la vida al quedarse en este país y rehuir el regresar a la Alemania nazi, la otra al volver a Inglaterra, perdió la vida a causa de la guerra.

Sucesos que solo determina la suerte.