miércoles, 24 de agosto de 2016

Quienes jugaron ajedrez. Jaime Sabines.





"Jugamos a estar sobre la tierra pero al fin nos vamos"

Sabines nació en Cintalapa, Chiapas de Figueroa. Es compositor, cantante y uno de los poetas más leídos y el que más vende libros en México. Ha sido Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983.

En su juventud estudio medicina, el poeta rememora: ­Yo, no me sentía bien en la Escuela de Medicina, esta se convirtió en un trauma, que duró tres años y medio. ¡que me lastimó tanto la medicina! Pero estos años en medicina, me hicieron verdaderamente poeta, porque me sentí obligado a verme a mí mismo, a hablar de mí, de mi gran soledad, de mis angustias, dolores, esperanzas y sueños, porque sentí el contraste con la ciudad que me apachurraba todos los días en la escuela, y supe del aire de México que no me gustaba, y eso que en esa época era limpio, no está porquería que ahora respiramos.

Nos dice que cuando abandonó sus estudios de medicina, se decidió por la facultad de filosofía y letras, donde conoció a Julio Torri, a José Gaos, a Ricardo Guerra, a Rosario Castellanos, a Fernando Salmerón, a Héctor Azar, a Emilio Carballido, a Sergio Magaña, a Dolores Castro, a Luisa Josefina Hernández y al nicaragüense Ernesto Cardenal, en su paso por México.

El escritor cuenta: También conocí a Pellicer, el poeta tabasqueño y nos cuenta una anécdota que habla del carácter de Sabines. El maestro Carlos Pellicer, leyó unos poemas míos en la revista Metáfora y le interesaron. Un día me llamó y me preguntó si tenía poemas escritos y si pensaba publicarlos. Le contesté que estaba escribiendo, y me dijo: ''Si algún día publicas un libro, acude a mí que yo te voy a hacer el prólogo". Para mi gusto, los mejores en esa época eran José Gorostiza y Pellicer. Hubiese sido un empujón terrible que el poeta me hiciera el prólogo de mi libro de poemas "Horal"


Terminé mi libro. Lo escribí a los 23 años, en el primer año de filosofía y pensé: Con Pellicer nada de nada, o vales tú por ti mismo o ¿vas a llevar muletas para tu primer libro? No señor. Acabé el poemario, fui con el maestro y le dije que no aceptaba su prólogo, pero le agradecí su apoyo.

Afirma que de todos los deportes, el ajedrez es el más violento porque, perder poco a poco es agotador, es violento constatar que hay otro más inteligente que yo. Nunca hay que dejarse ganar, siempre hay que buscar el triunfo.

El ajedrez es un abismo tremendo, no tiene límites. Para mí, lo principal del ajedrez es la dimensión del tiempo... Lo primero que se aprecia son los horizontes infinitos del ajedrez, pero hay momentos en que se está ante un abismo, ante un precipicio, en el qué hacer en determinadas circunstancias
cuando el adversario lo ha llevado a uno hasta ese momento... para mí el ajedrez es una aventura arriesgada, escalofriante, obsesiva. Duchamp decía del ajedrez que es una tremenda actividad que no deja huella.



Sobre su poesía, Marco Antonio Campos dice: "Uno de los poetas mexicanos que más se acerca a la afirmación de que un escritor sólo escribe en su vida un libro, creó un estilo y un tono; ese algo que hace de inmediato relacionar cuando otro escribe como él".

Monsivais asegura: "El poder de convocatoria de Sabines radica, según creo, en la capacidad de animar el placer de la metáfora, recurriendo a elementos cotidianos. Ese don formidable de convertir en expresión sabiniana lo que antes de él pudo ser de cualquiera de nosotros. 


En las ocasiones en que he visto en acción al público de Sabines, esos amorosos que no se avergüenzan de toda conformación, he percibido o creído percibir que para buena parte de ellos Recuento de poemas o Nuevo recuento de poemas le significaron el ingreso a un mundo de estímulos inesperados, ligados a la música de la palabra, a la emoción largamente vivida de una metáfora, a la posibilidad de asomarse a una sensibilidad que desconocían en ellos mismos, y comparten su pasión inaugural con los habituales de la poesía, los enterados. 

Una gran poesía se construye con espontaneidad arduamente trabajada, sencillez de la complejidad, con desdén ante la tiranía del buen gusto o ante las consecuencias del exceso y la provocación"

José Emilio Pacheco, en un texto, lo pinta de cuerpo entero: ''Jaime Sabines aparece bajo este criterio como uno de los escasos poetas mexicanos que verdaderamente ha hecho obra: un impresionante recuento y, digamos, cinco poemas (no necesariamente los mismos para cada lector) que están entre los grandes de su lengua y de su siglo. No puede pedirse más ni puede aspirarse a más por inmensas que sean las ambiciones. Sabines se equivoca como todos, pero acierta como pocos. Tiene derecho a que lo juzguemos y recordemos por sus mejores, abundantes momentos. Sin esos textos que se disparan en todas direcciones sin llegar nunca a organizarse, Sabines no sería Sabines, no nos hubiera dado aquellas otras páginas que permanecen en nuestra memoria y nos acompañarán mientras estemos vivos".

Elías Nandino opina de Sabines: "Jaime Sabines no se anda con ambages ni con poses para realizar sus poemas. Al pan lo consagra pan y al vino, vino. Odia lo burgués y lo estacionario y dispone de las palabras que puedan expresar su rabia, su violencia, su mal humor o descubrir su universo de amor o denunciar lo que le choca o le da náusea. Uno se pregunta: ¿cómo hace este poeta para darle dignidad a la palabra de la calle, a la común y corriente, a la que nace en la entrada de las cantinas o en la neblina de humo de cigarro que satura la penumbra de las casas de cita?"






Rosario Castellanos, escribía: ''Los lectores de Jaime hace tiempo que estamos en Yuria, detenidos ante este poderoso monumento en que un hombre graba su protesta, su esperanza y su desesperanza, su sabiduría y sus oscuridades, aguardando a que venga el otro y lo descifre y lo comparta. Porque ante estos signos se puede asentir o disentir apasionadamente pero no alzarse de hombros con indiferencia, no pasar de largo como la virtud de arrastrarnos hasta su órbita, de colocarnos en su terreno y ya allí dejarnos en libertad para estar racionalmente de acuerdo con sus poemas. Porque emotivamente sí hemos sido enajenados".

Cuenta Efraín Huerta una anécdota: de las pocas veces que Sabines se permitió leer en público el poema a su padre. Dice Huerta: Una media tarde, en algún anfiteatro de CU, Jaime dio un recital, y la presentación la hizo Chayito Castellanos. Cuando concluyó la lectura, un caballero le pidió al poeta que leyera algo menos amargo que lo que había leído, por ejemplo el poema del mayor Sabines. ¿Ah, sí? Y Jaime leyó como sólo él, Algo sobre la muerte del mayor Sabines, y el caballero que había solicitado el poema se fue haciendo chiquito hasta desaparecer hecho un mar de lágrimas. Total, que cuando terminó, Chayito se adelantó a la salida, nos encontramos y solamente me dijo: 'Es el mero mero'.

Joaquín Díez Canedo el famoso editor menciono sobre el poema del mayor Sabines: que no ha habido otro similar desde poema de Manrique a la muerte de su padre, nos dice Sabines: yo quería que Canedo hiciera una edición barata y que se conociera por todos lados, y él se encaprichó en que no. Uno escribe para los demás, no para tener el librito guardado.

Sabines nos confiesa: Nunca he vuelto sobre mis pasos en la poesía. Corrijo sólo en el momento de escribir. Si revisan mis libretas las encontrarán casi limpias: con una raya los poemas que rechazaba, y de vez en cuando cambiaba una palabra. Por lo general siempre corrijo en el momento de escribir, siempre he tenido la idea de que la poesía es fruto de un instante, y de que somos como el río de Heráclito: si yo, hoy, corrijo lo que hice ayer, estoy adulterándome, me estoy falseando.

El Jaime Sabines de ayer fue muy diferente al Jaime Sabines de este instante, como éste de hoy va a ser diferente al de mañana. Por eso no creo en la corrección, pues la veo como una falsificación. La poesía comunica emociones antes que nada, y esa emoción de hoy no es la misma que la de mañana. Con algún otro sentido, con alguna otra nariz, la vamos a oler diferente.

Sobre su paso breve en la política con ironía nos dice: Estoy metido en política. Estoy metido en política otra vez. Sé que no sirvo para nada, pero me utilizan y me exhiben Poeta, de la familia mariposa-circense, atravesado por un alfiler, vitrina 5”. (Voy, con ustedes, a verme)







Se le explica al poeta Jaime Sabines, el más entrañable de los poetas. al nombrarle una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. 

A continuación la transcripción de las palabras así como de sus respuestas.

Ajedrez y poesía.

-El ajedrez es creativo necesariamente, y por eso es apasionante,

como la poesía. En la poesía hay intuición, muchas veces en el ajedrez existe la intuición, aunque en éste predomina el conocimiento de las cosas, se puede ser intuitivo cuando se es ignorante de algo".

Poesía.

-Un acto gratuito, un misterio tremendo al que hemos buscado durante años en nuestra juventud, en ese encuentro tremendo de las palabras con el misterio de la vida. La poesía es un suceso, un acontecimiento, una ocurrencia de todos los días.


 Es la emoción pero también técnica y conocimiento profundo del alma-





Poema.

-El poema sale como el fruto; el durazno da durazno, el peral da peras, así de esta manera gratuita, de un don, de un milagro fluye la magia del poema.

¿Poeta por vocación?

-No, fue por destino, porque la poesía es como una maldición o como una bendición; que nos salva del diario morir. La poesía se escribe para los demás, y si alguien me dice que gusta de lo que escribo, uno encuentra la satisfacción de descubrir que la poesía se realiza, que hay alguien a quien le sirvió para vencer un momento de soledad, o una angustia o un pesar por los contagios de los pesares del poeta, por sentir alivio de que el sufrimiento no es nada más de uno, en fin, esa es la alegría de la poesía.

¿Qué es la literatura?

-Nada. Puede ser un oficio, pero también una desocupación. La poesía es otra cosa: es un destino. Es algo que se hace fundamentalmente con palabras, con emociones, con sentimientos.

Libro.

-Es como el poema es un medio de comunicación, un medio de entendimiento humano, un puente que tendemos entre una personalidad y otra, entre una isla y otra.

Sus autores preferidos.

-Husley, Nietzsche, Goethe, Dostoievski, James Joyce... Las mil y una noches. Aldoux Huxley y James Joyce, me golpearon como si voltearan un calcetín fueron un resplandor de vida... de la generosidad de la vida.

Ajedrez.

-Muchas veces he pensado que es jugar contra el destino. Todos los juegos, incluidos los de azar, son un enfrentamiento con el destino. Pero el ajedrez es enorme, profundamente bello. Ha sido definido como un deporte, como una ciencia y como arte. A mí me atrae el arte que hay en el ajedrez: la sorpresa artística, la belleza interna del juego, las múltiples posiciones bellas que se suceden en una partida. Por supuesto, los que no saben jugar ajedrez piensan que es un entretenimiento más, como una tarea que hay que resolver.

Tablero.

-Suelo llevarme uno portátil a la cama por las noches y resolver una partida en lo que concilio el sueño. Como saben los ajedrecistas, la única forma de dormir es matar al rey.


Su ajedrecista preferido.

-Mi favorito es Alekhine. Capablanca era apolíneo: recto, firme, de una sencillez profunda. Alekhine era la guerra, el tigre, jugaba contra el hombre. El ajedrez actual es muy distinto al que jugaron Capablanca o Alekhine. Ahora juegan como las computadoras, son fríos. Nunca me ha emocionado una partida de Karpov. En cambio, en una de Alekhine encuentro tres sacrificios.

" Tarumba"

Tarumba Es un canto a la supervivencia más que a la vida. Tarumba fue escrito en las condiciones más adversas para un poeta.

Nació, en la tienda de telas donde fui un empleado. Me llama la atención que es el libro con el que más se identifican los jóvenes. Me extraña ese fenómeno.

Cuando estuve en Cuba, en 1965, fui jurado del Premio Casa de las América, a todos los jóvenes les llamaba la atención Tarumba. También estuve en las playas de Tonalá, Chiapas, den de asistían muchos jipis, y encontré que a estos muchachos también les gustaba Tarumba. ¿Por qué ocurrirá esto? ¿Cómo es posible que estos muchachos que crecen en la revolución cubana y estos otros que crecen en la libertad del hipismo se identifiquen con Tarumba? Así era y sigue siendo todo.





¿Que es su libro?

Tarumba es una protesta contra la vida que lleva uno. Es la rebeldía.

Simultaneas.­


-Me asombran los que juegan simultáneas a ciegas ­. Treinta y cinco, cuarenta tableros al tiempo. ¡Qué tremenda memoria!

Fischer.

-Fue el último que combinaba el genio del ajedrez romántico con la técnica de los jugadores actuales.

Ajedrez rápido.

-No me gusta, no te enseña nada.

Euwe.

-Un mediocre, quien derroto Alekhine, por las tremendas borracheras de este.




Con su esposa Josefa ‘Chepita’ Rodríguez Zebadúa.

Las viudas del ajedrez.

-Sabines ríe estruendosamente y relata: Cuando estaba en la tienda, mi hermano Juan me mandaba unos problemitas que sacaba quién sabe de qué revistas y me pasaba días en resolver algunos; me producía una gran felicidad encontrar la solución. ¡Me llevaba el ajedrez a la cama! Hasta que mi mujer protestaba.


Tiempo.

-Con el ajedrez he adquirido una nueva noción del tiempo. No me refiero sólo al tiempo del reloj, no sólo al que se pasa jugando. Me refiero al orden de las jugadas en el ajedrez: si uno realiza una brillante jugada pero un momento antes o después, no funciona; las jugadas intermedias, sin las cuales una combinación no puede realizarse, significan saber "perder los tiempos" El ajedrez nos da una noticia del tiempo, pero en la eternidad; una noticia acerca del tiempo y de la perpetuidad.

GMs.

-La libertad se adquiere, paradójicamente, con el mayor rigor y la mayor disciplina El poeta tiene que darse totalmente en cuerpo y alma el ajedrecista también.

Hay que tener el oído bien despierto, alerta los ojos y toda la piel al descubierto, Como el nadador que quiere llegar a nadar bien y tiene que meterse al agua todos los días. Sólo a través de muchos años se van obteniendo resultados, únicamente cuando se ha hecho una buena siembra se van cosechando productos consistentes.

Perder.

-El ajedrez es un juego noble. No se trata sólo de ganar. Para eso, juega uno con un villamelón, y con esas victorias uno baja de nivel. Es mucho mejor jugar con alguien tanto o mejor que uno mismo para aprender: ésa es la alegría, ése es el gusto del ajedrez. Prefiero perder una partida con alguien que me enseñe.

Apoyos.­

-Las condiciones para jugar al ajedrez en México no son propicias. A diferencia de los corredores o los futbolistas, por ejemplo, los jugadores de ajedrez no tienen apoyos.

Drogas.

-Yo prefiero mis viejos alucinantes: la soledad, el amor, la muerte.


Soledad.

-Vivimos una gran soledad, y la poesía como un gesto amoroso, es un puente que tendemos entre una isla y otra isla. La isla de Sara, la isla de Jaime; un puente entre nuestras propias vidas. La poesía no es más que un puente que tendemos entre una soledad y otra.

El hecho de escribir es ya el hecho de romper esa soledad; ese instante en que usted escribe es un instante de comunión con las personas y con la vida. Hasta con los muebles y las cosas.

Escribir es el verdadero sentido de la vida. En lo personal, para los poetas es una especie de catarsis. Recuerdo que cuando la muerte de mi padre, escribí todos esos poemas, noche tras noche a medida que iba transcurriendo la enfermedad y, más tarde, cuando su muerte, el entierro, el luto.



Después de escribir en 1961 " La Muerte del Mayor Sabines", guardé silencio durante tres años, porque ya estaba harto de hablar de la muerte, pero no podía quitármela de la cabeza. Al fin, el tema de la muerte me vence de nuevo y me doy cuenta de que no podía salir de aquello mientras no lo enfrentara decididamente. Así, resolví escribir la segunda parte del poema de "El Mayor Sabines" en 1964, más o menos.

Escribirla me ayudó a salir de mi soledad. Muchas veces, cuando uno se está muriendo o se muere un ser querido, escribir es todo lo que importa.

Papeleta.

-Cuando llego a releer, me doy cuenta de que no sé quien lo hizo.

La partida.

-El poeta es el escribano a sueldo de la vida, el poema nace, pero además se hace, por eso el poeta tiene que hacerse, conocer el instrumento de su trabajo: el idioma. Y además tiene que aplicarlo.

Felicidad.­

-No creo en la felicidad, pienso que es una mala receta de nuestra época. Prefiero recomendar, vivir intensamente, felicidad es una palabra tonta. La vida se compone de veinte mil momentos de felicidad y de veinte mil momentos malos y desastrosos durante el mismo día.



Neruda.

-Ahora que lo pienso, a la obra de Neruda le sobra 50 por ciento de poesía.

Casanova.

-Es lo que he sido yo, que he pretendido el amor, por eso digo en los amorosos, que van entregándose, dándose a cada rato'. El amor es lo último, lo eterno, lo permanente. Pero al mismo tiempo, como también expreso en ese poema: Los amorosos se ríen de los que creen en el amor como una lámpara de inagotable aceite. Casanova pretende de verdad enamorar y ser enamorado.

"Horal"

Es mi primer libro, lo escribí en 1949. Fue cuando le conté que sentí, que ya tenía una voz propia, porque ya había escrito cientos de páginas que se fueron a la basura, pues afortunadamente siempre tuve un sentido bastante crítico y muy exigente. Cuando empecé a escribir " Horal" , me di cuenta que por ahí podía venir mi primer libro Cuando me acuerdo de la época en que lo escribí, lo siento como un retrato de la vida cotidiana.

Dialéctica.


-Uno es distinto de hoy a mañana; cada día se es una persona distinta. Y porque la poesía toma precisamente un instante de vida, entonces al otro día, ya no tienes derecho a meterte con él.

La muerte.

-Yo, yo, yo, yo, el más amado, el elegido de mi corazón, el solitario, el fuerte porque he representado fielmente el papel del hombre y he ascendido la cuenta biológica desde la dulce infancia irrepetible hasta el cañón del eco de la vejez, donde ya empiezo a gritar mi nombre. Tendré que dejar, con dolor, con dolor, dejar el mundo, Dejar el mundo. Ah, dejar, dejar, dejar el mundo.

Su padre.­

-Él me enseñó el ajedrez cuando yo era muchachito, de siete u ocho años. Primero me daba torre de ventaja, después caballo o alfil. Luego ya jugamos al parejo, cuando tenía 11 o 12 años, ya le ganaba al viejo, y me hacía trampas. Era jalisquito: me mandaba traer cualquier cosa y movía las piezas.

Mi padre fue amigo de mi vida todo el tiempo, protector de mi miedo, brazo mío, palabra clara, corazón resuelto.

Aprendiz de brujo.

-Me gusta no el teorema rígido del ajedrez, sino la invitación a la aventura, prefiero a los jugadores que buscan la magia. Como Carlos Torre contra Emmanuel Lasker, partida jugada en Moscú, en 1925. Carlos Torre movió 24. C3R, a lo que Lasker contestó DOCK. Y entonces, el gran maestro yucateco hizo una tremenda demostración: 25.A6A!! DxD, 26. TxP+ R1T, 27. TxP+ R1C, 28. T7C+ R1T, 29. TxA+ R1C, 30. T7C+ R1T, 31. T5C+ R2T, 32. TxD R3C, 33. T3T RxA, 34. TxP+ R4C, 35. T3T y Lasker hizo bien en rendirse.





Viejo.

-Ríe cuando nos comunica: Me gusta la palabra viejo, entré a la vejez oficialmente; un día antes me sentía bien, lleno de vida, gozoso, prometedor, incauto. Me gusta la palabra viejo, pero odio la palabra senecto.

La Luna.

Sabines recita: A Luna se puede tomar a cucharadas ò como una capsula cada dos horas. Es buena como hipnótico y sedante Y también alivia A los que se han intoxicado de filosofía. Un pedazo de luna en el bolsillo Es mejor amuleto que la pata de conejo: Sirve para encontrar a quien se ama, Para ser rico sin que lo sepa nadie Y para alejar a los médicos y las clínicas. Se puede dar de postre a los niños Cuando no se han dormido, Y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos Ayudan a bien morir. Pon una hoja tierna de la luna Debajo de tu almohada Y miraras lo que quieras ver. Lleva siempre un frasquito del aire de la luna Para cuando te ahogues, Y dale la llave de la luna A los presos y a los desencantados. Para los condenados a muerte Y para los condenados a vida No hay mejor estimulante que la luna. En dosis precisas y controladas.





El juego.

-Todos los juegos, incluidos los de azar, son un enfrentamiento con el destino. Jugamos a estar sobre la tierra pero al fin nos vamos. Con alegría o con dolor, dulce vida, nos vamos...

domingo, 10 de julio de 2016

Sí hubiese jugado ajedrez Jean Paúl Sartre

Imprimir
Jean Paúl Sartre


Un francés universal, uno de los más brillantes pensadores de este siglo; filósofo, dramaturgo, novelista, periodista, político antifascista. Polígamo, dadivoso, neurótico, polémico, escritor prolifero, representante del existencialismo, contestatario, radical, en la medida en que piensa que la única posibilidad de inventar verdaderamente al hombre es a través de la liquidación de los sistemas que lo alienan, robando su libertad.

Alerta sobre el peligro moderno de la "serialización de lo hombres", que evidentemente origina: la pérdida de la identidad y la autenticidad.

Desde muy temprano en su niñez decidió que en la vida lo que más vale son los libros. "El azar me había hecho hombre, la generosidad me haría libro". "Era dogmático y dudaba de todo, excepto de ser el elegido de la duda: restablecía con una mano lo que destruía con la otra y tenía a la inquietud por la garantía de mi seguridad, era feliz". - afirma-.

Autor de frases como:"El infierno son los otros", "El hombre es una pasión inútil", "Todo existente ha nacido sin motivo, vive por debilidad y muere por casualidad". "El colono no tiene más que un recurso: la fuerza cuando todavía le queda" , sobre la independencia de Argelia- a la que se adhirió.

En la revuelta del 68 en Francia animo a Daniel Cohn-Bendit líder del movimiento con las siguientes frases: "Hay algo que ha surgido de ustedes que asombra, que trastorna, que reniega de todo lo que ha hecho de nuestra sociedad lo que ella es. Se trata de lo que yo llamaría la expansión del campo de lo posible. No renuncien a eso". Su obra filosófica más importante es: "El ser y la nada".

Sartre sostiene que la existencia precede a la esencia, que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace. que la esencia de cada ser humano -y de toda la humanidad- se construye mediante las elecciones que tomamos diariamente.

Mientras los capitalistas lo llamaron pelele de los comunistas y lo atacaban cuando se pronunciaba en favor de los pueblos oprimidos, los comunistas a su vez lo tildaron de hiena capitalista y lo agredían cuando levanaba su voz condenando sus atropellos.

Le explico al gran escritor de que al nombrarle una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las preguntas y respuestas:
Tengo que encontrar una verdad.

... la idea por la que pueda vivir o morir. Cita del filósofo danés del siglo XIX Sören Kierkegaard.
Jean Paúl Sartre
El hombre.

El hombre es lo que quiere ser, el hombre es lo que se hace. Este es el primer principio del existencialismo.

-Nietzsche.

Los heroicos ideales paganos.

Intelectual:

Para mí es, el que es fiel a un conjunto político y social, pero que no cesa de discutirlo.
-Ajedrecista.

Los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos.


-Ajedrez.
Eso que elegimos lo elegimos creándolo.

Jean Paúl Sartre

-Libertad.

La libertad resulta incómoda, debido a que hay que saber que hacer con ella, En el plano de la autenticidad, he reconocido que el hombre es un ser en el cual la esencia está precedida por la existencia, que es un ser libre que no puede, en circunstancias diversas, sino querer su libertad, he reconocido al mismo tiempo que no puedo menos de querer la libertad de los otros.

-Imaginación.

La única cosa que tiene importancia es saber si la invención que se hace, se hace en nombre de la libertad

-Guerra.

Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

-Existir.

Es el ser que elige y que se elige. Es hacer que un futuro venga a anunciarnos qué somos.

-Existencialismo.

El hombre carece de una esencia previa que determine o condicione de antemano su existencia. Antes bien, es el propio despliegue existencial del hombre el que le dota de una esencia, de una determinación susceptible de definirle, Significa que el hombre empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define.

El hombre, tal como lo concibe el existencialista, si no es definible, es porque empieza por no ser nada, sólo será después, y será tal como se haya hecho. Afirma que sólo el hombre existe, sólo el hombre es libre, sólo el hombre elige. El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

-Plan.

Hay universalidad en todo proyecto en el sentido de que todo proyecto es comprensible para todo hombre. Construyo lo universal eligiendo; lo construyo al comprender el proyecto de cualquier otro hombre, sea de la época que sea.

-La partida.

Les corresponde a ustedes darle un sentido y el valor no es otra cosa que este sentido que ustedes eligen. El artista se compromete a la construcción dentro del tablero y que la partida por hacer es precisamente la partida que habré hecho; está bien claro que no hay valores estéticos a priori, pero que hay valores que se ven después en la coherencia de la partida, en las relaciones que hay entre la voluntad de creación y el resultado. Sólo se puede juzgar la partida una vez realizada. El conjunto de una obra ajedrecística se incorpora a la vida de ese ser.

-Perder.

No es necesario tener esperanzas para obrar.

-El poder.

Es una de las formas esenciales del mal.

Filosofía.

La única forma de proceder para conseguir una especie de intuición comunicable de lo que es el hombre común, aunque no totalmente científica y objetiva conservará siempre como el asombro del hombre ante sí mismo, y como la crítica de ese hombre en relación consigo mismo.

Apertura.

Para mí, la acción pone el pensamiento al descubierto.

-El hombre.

No se puede admitir que un hombre pueda formular un juicio sobre el hombre. El existencialismo lo dispensa de todo juicio de este género; el existencialista no tomará jamás al hombre como fin, porque siempre está por realizarse. El culto de la humanidad conduce al humanismo cerrado sobre sí al fascismo. Esta pavorosa libertad significa que el hombre ante todo existe, se encuentra a sí mismo, se agita en el mundo y se define después, y por lo tanto, está condenado en cada instante de su vida a la absoluta responsabilidad de renovarse.

Jean Paúl Sartre
-Contendiente.

El otro es indispensable a mi existencia tanto como el conocimiento que tengo de mí mismo. En estas condiciones, el descubrimiento de mi intimidad me descubre al mismo tiempo el otro, como una libertad colocada frente a mí, que no piensa y que no quiere sino por o contra mí.

-Humanismo.

El existencialismo es humanismo porque recordamos al hombre que no hay otro legislador que él mismo, y que es en el desamparo donde decidirá de sí mismo; y porque mostramos que no es volviendo hacia sí mismo, sino siempre buscando fuera de sí un fin que es tal o cual liberación, tal o cual realización particular, como el hombre se realizará precisamente como humano. Nadie puede, por eso, nunca, descubrir el sentido de su vida; porque ese sentido es siempre revocable por la mañana, y porque no hay un mañana último, un hoy último desde el cual pueda contemplar mi vida y reconocer su sentido.

-Premio Nobel

Elegí, y lo rechacé. Porque estimo que desde hace cierto tiempo tiene un color político. Esta coronación es una manera de decir: "Finalmente es de los nuestros". ¡Yo no podía aceptar eso!. Si a uno le dan el premio Nobel, firma uno los manifiestos como premio Nobel, las gentes dicen: nos hace falta la firma de fulano, porque es premio Nobel. Todo eso, para mí, es lo contrario de la literatura.

En el fondo lo que escandaliza es que ese dinero no haya sido gastado se considera natural que un banquero tenga dinero y no lo dé. Pero que un escritor pueda rechazarlo, eso no pasa. Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderán más porque la gente va a decirse: "¿Quién es este que escupe sobre semejante suma?". Mi gesto va pues a reportarme dinero. Es absurdo pero no puedo hacer nada.

-Sus libros.

Mis libros huelen a sudor y a esfuerzo, y admiro que apesten para la nariz de nuestros aristócratas; muchas veces los he hecho contra mí, lo que quiere decir contra todos.
-Las normas de: M.I. y M.G.

Naturalmente, nunca se llega a todo, pero hay que querer todo, haré todo lo que esté en mi poder para que llegue; El hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza, no es, por lo tanto, más que el conjunto de sus actos, nada más que su vida. De acuerdo con esto, podemos comprender por qué nuestro existencialismo horroriza a algunas personas. Porque a menudo no tienen más que una forma de soportar su miseria, y es pensar así.

-Circunstancias.

Han estado contra mí; no he logrado mi norma, yo valía mucho más de lo que he sido -Tú no eres otra cosa que tu vida, el hombre no es más que una serie de empresas, que es la suma, la organización, el conjunto de las relaciones que constituyen estas empresas.Lo que dice el existencialista es que el cobarde no nace, se hace cobarde, que el héroe no nace, se hace héroe; hay siempre para el cobarde una posibilidad de no ser más cobarde y para el héroe de dejar de ser héroe.

-Libertad.

Si el hombre ha reconocido que establece valores, en el desamparo no puede querer sino una cosa, la libertad, como fundamento de todos los valores. Queremos la libertad por la libertad y a través de cada circunstancia particular. no puedo tomar mi libertad como fin si no tomo igualmente la de los otros como fin. A los que se oculten su libertad total por espíritu de seriedad o por excusas deterministas, los llamaré cobardes; a los que traten de mostrar que su existencia era necesaria, cuando es la contingencia misma de la aparición del hombre sobre la tierra, los llamaré inmundos. Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada pueda salvarlo de sí mismo, en este sentido, el existencialismo es un optimismo.

Jean Paúl Sartre

Simonede Beauvoir.

- La única con el mismo nivel de conocimiento de mí mismo, mi única verdadera fortuna.

Elegir.

-Un ejercicio también del ajedrez. Es fundamental en la existencia humana e ineludible; incluso la negativa a elegir implica ya una elección. Es aceptar el riesgo y la responsabilidad de seguir un compromiso dondequiera que nos lleve.

Ernesto Guevara de la Serna.

El Che Guevara es el hombre más completo de su tiempo.

-Morir.

No me causa miedo y me parece natural. Natural en oposición al conjunto de mi vida que ha sido cultural. En última instancia, es la vuelta a la naturaleza y la afirmación de que yo era naturaleza... escribí. Eso fue lo esencial en mi vida.Yo creo que he hecho aproximadamente lo que he podido. Y que esto, valga lo que valga, es un hecho, aunque el porvenir desmentirá muchas de mis afirmaciones; espero que alguna se mantenga, pero de todas maneras hay un movimiento lento de la historia hacia una toma de conciencia del hombre por el hombre.

En ese momento, todo lo que se ha hecho en el pasado tendrá su sitio, tomará su valor. Por ejemplo, lo que yo he escrito. Esto es lo que dará a todo lo hecho y a lo que haremos, una especie de inmortalidad. Dicho de otro modo, es necesario creer en el progreso. Esto puede ser una de mis últimas ingenuidades. la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos.

Por Gabriel Capó Vidal
http://quienesjugaronajedrez.blogspot.mx/
Julio 2016

jueves, 9 de junio de 2016

Emanuel Lasker segunda parte.




Antes de proseguir con la siguiente pregunta, por un momento me he perdido, observando el rostro de Lasker; con sus cejas arqueadas, sus ojos pequeños, la nariz prominente, lo mismo que su labio inferior; además de su pelo, que le da una apariencia de un mochuelo, el ave que acompañaba a Atenea y que ha sido utilizado en la cultura occidental como símbolo de la filosofía.

Se lo hago saber a Emanuel y lo toma con simpatía, es entonces que Lasker sonríe de forma franca. Me cuenta ciertas anécdotas que no puedo compartir y los dos nos reímos, de sus ingeniosidades.


Usted a mencionado que el ajedrez lo preparo para la lucha.

-Sí, así ha sido. He librado tantas batallas en los tableros como en la vida. La lucha dentro del ajedrez hizo que las batallas de nuestro vivir fueran más fáciles

En Rusia. Se le brindo una bienvenida apoteósica, en los torneos los espectadores se emocionaban y se alegraban de verlo, aplaudiéndole a rabiar.

-Sí, fue muy bello, siempre estaré agradecido.

¿Qué espera el espectador al presenciar una partida de ajedrez?

-El efecto estético de una partida de Ajedrez se vuelve evidente para el espectador siempre que siga con interés y comprensión el juego y su desarrollo.

Los jugadores pueden ser indiferentes a esto, pero el espectador puede obtener placer de la partida hasta el deleite, puede considerarla insulsa o, incluso, puede objetarla hasta el disgusto.

El espectador tiene una escala de sentimientos para responder al juego de las piezas. Los jugadores pueden existir o no, pueden ser personas abstractas como las Blancas y las Negras, eso no importa mucho, el espectador responde al encanto de la batalla de Ajedrez.

¿A su particular valoración de la belleza?

- El espectador se muestra muy complacido con una jugada y la llama "brillante" o "magnifica" Le gusta el aspecto de una posición y la elogia como natural, viva, sugestiva. Otra posición le resulta restringida, improbable. Todos estos términos, y muchos similares, se refieren a una evaluación estética.

La evaluación estética depende, obviamente, de la personalidad del espectador.

¿Al espectador, le es grato el triunfo de uno de los contendientes, porque le atrae, y le emociona la hazaña artística, de la cual ha sido testigo?

- Son las hazañas de las piezas sobre el tablero, y nada más, lo que atrae el interés del espectador y lo excita. A menos que el espectador observe una hazaña que le parezca fuera de lo común, su interés permanecerá dormido.

Solo cuando una jugada realice una tarea que parezca difícil, si no es que imposible, o cuando, por alguna razón, el espectador espera tal jugada o serie de jugadas, comienza la evaluación estética.



¿Las considera una proeza?

- Si, una hazaña, las proezas pueden ser diversas; un mate o su prevención, o la desesperada lucha de un bando en desventaja que hace que una fuerza dude de su victoria, están entre los muchos ejemplos. Siempre que el espectador las comprende, las hazañas de las piezas le provocan una emoción, y esta emoción sigue su curso mientras continuo la partida y a la larga, culmina en una evaluación estética.

¿La heroicidad es lo que incita al espectador?

-Sí, lo atrae y retiene su atención, excita su interés. Las hazañas le hablan al espectador en un lenguaje propio. El jugador no necesita palabras, la jugada anuncia una intención y un significado. Es verdad, el espectador no debe ser sordo ni mudo a este lenguaje, porque de otra forma, no percibirá nada y tomara las cosas en un sentido equivocado.

Pero el espectador no necesita de ninguna manera ser un maestro. El maestro puede crear; el espectador que simpatiza con él, sin estar dotado con el genio del descubridor, lo comprende, tiene imaginación para seguir el drama del juego con interés y tiene el intelecto para comprender lo que intenta y logra cada jugada.

Lo único que se toma en cuenta para el efecto estético es el lenguaje de la jugada, y nada más. Lo que la jugada dice, expresa, revela, anuncia, eso es lo que excita y conduce al espectador. Este no disfruta una partida de Ajedrez, sino la historia, el drama.

¿Una forma de preservar estas historias, es recopilar las partidas en los libros?

-Es un hecho que las partidas y los problemas de ajedrez le proporcionan un goce a muchos, un goce tan fuerte que hace irrumpir en aplausos a los espectadores y que es la causa de que estas partidas y problemas sean preservados en libros y se recuerden incluso con cariño.

Y en forma puramente teórica podemos imaginar a un espectador tan adentrado en el ajedrez que, para él, el lenguaje de la jugada es muy rico. Lo que queremos establecer mas allá de toda duda es la teoría de que este lenguaje importa por sí mismo, siempre que

en ajedrez, la fuerza bruta está compuesta por el número, la fuerza y la movilidad de las piezas; y la dificultad de fijarse una tarea.

Si esta fuerza bruta es superada por un número menor, por las más débiles, con jugadas que indican mas debilidad que fortaleza, que anuncian mas la derrota que el triunfo, por el poder de! espíritu, por una idea que parece absurda aunque es, sin embargo, la verdad misma, quedamos deleitados.

¿Un maestro que siguiera jugando partidas brillantes, perdería a su público?

-Sí, por supuesto; el espectador debe sentir, no saber, que se ha alcanzado el ideal, es verdad, su simpatía esta con aquel que lucha contra inmensas dificultades, de la misma manera en que nosotros, pobres mortales con poderes muy limitados, luchamos contra la superioridad y milagrosamente las vencemos.

Sin embargo, el espectador no desea una investigación extensa; él desea comprender en un instante. Por eso es fácil seducir, engañar al espectador. Si esto se hace de manera juguetona, el propio espectador sonreirá después del descubrimiento. Pero si se hace en serio, el engaño ofende profundamente y la venganza del espectador es terrible. Un maestro que siguiera jugando partidas radiantes, perdería su audiencia.

¿El ajedrez atiza la imaginación de la audiencia?

-El espectador, animado por la observación de una buena partida, comienza a imaginar hazañas heroicas de las piezas. Ambos sueñan cuentos de hadas en que todas las cosas están vivas, hablan y sienten. Son atrapados en una graciosa ilusión. El cuento de hadas avanza conforme las piezas del ajedrez, en sus posiciones y movimientos, cumplan sus partes en el drama.

Usted vivió dos dictaduras ¿cuál fue el uso propagandístico del ajedrez en Alemania y en Rusia?

-En Alemania se atacó al ajedrez judío, se le calificó de oportunista y al alemán, como encausado desde un principio hacia el ataque. Alekine que me admiraba antes de la llegada de los nazis, esos salvajes embriagados de sangre, que lanzaron a las llamas, en las plazas públicas los libros, de Augus Bebel, de Edward Bernstein , de Hugo Preuss , de Thomas, de Heinrich Mann, de Sigmund Freud , de Albert Einstein y mis propias obras, dijo de mi: "Creo que es casi imposible criticar a Lasker lo admiro tanto como persona, artista y pensador de ajedrez"

Después me criticó ferozmente, se refirió a mi manera de jugar, como: "la de un ajedrez sin estilo" Y agregaba: el ajedrez judío, se refugia en la seguridad; como lo hace Lasker, en la adquisición de material a cualquier precio; la especulación, llevadas al extremo, el oportunismo, que busca eliminar cualquier sombra de peligro potencial.

Aseguró que yo nunca me enfrente a un rival serio que me disputara el campeonato. Que yo evitaba a los rivales peligrosos y otras necedades más.

Sé por buenas fuentes, que incluso ha llegado a mencionar; que admira a Raúl Capablanca, por el solo hecho, de haberme privado de mi título como el campeón mundial, y claro se refiere a mí como Lasker, el judío.

Ha nombrado a Steinitz como el mayor bufón y a mí como su sucesor natural y que la idea misma de un ataque con alegres y creativas ideas, me era ajeno.

Hablemos de Rusia. El estado, utilizó las victorias dentro del ajedrez como propaganda, como el resultado del desarrollo cultural gracias al soviet. El ajedrez fue bien visto por el sistema, lo consideraban un juego para todos, sin clases sociales, apropiado para los proletariados, un ejercicio deportivo y cultural, donde no participa el azar.

La consigna de ese entonces fue: "Llevemos el ajedrez a los trabajadores"

Usted escribió a Krylenko quien era el Presidente de la Sección de Ajedrez de toda la Unión de Repúblicas Socialista, ¿recuerda lo que escribió?

- Sí, no hace mucho de ello, escribí: Sobre el concepto filosófico materialista dialéctico, sabemos que la armonía de los sentidos, en consecuencia de la vida, sólo es posible dentro de un campo de solidaridad humana real; y ese campo es el de las formas colectivas de vida. Yo estaría dispuesto, Nikolai Vasilyevich, a servir a las futuras generaciones de ajedrecistas soviéticos con mis conocimientos.

Usted escogió Rusia porque pensó, en un régimen donde el grupo social, viviese en armonía, si la explotación del otro, un sistema más humano, que dejara atrás las injusticias.

-La experiencia histórica nos enseña que en las formas comunitarias primitivas fue en donde el individuo pudo ser natural y por lo mismo vivir en armonía con su entorno, la naturaleza y el grupo social.

A partir del momento en que esa comunidad se disuelve y pasa a fundamentar su existencia material y cultural sobre la propiedad privada de los medios económicos que la sustentan, se producen las contradicciones; éstas se agudizan y el individuo se convierte en un enemigo tanto de sí mismo como de sus semejantes.

La propiedad individual genera el individualismo, el egoísmo y la ambición por esa propiedad incluso a sabiendas de que ha de morir sin llevársela.

Si en la sociedad esclavista griega fue posible el pensar para los filósofos porque poseían esclavos, en la sociedad actual es posible pensar porque existe un acumulado material y cultural de siglos, acumulado que es el producto de la actividad de toda la Humanidad y por ello le pertenece a ella

Sobre ese acumulado es posible obtener un elevado nivel del pensamiento y disfrutar de él; sin embargo ese acumulado solo es posible que genere el pensar filosófico si lo hacemos en forma colectiva; individualmente sólo nos aleja de lo social y termina con nuestro mismo ser intelectual llevándonos a la angustia de vivir porque no podemos formarnos una perspectiva real como humanos.

Lasker en Moscú

                                       Llegada de Dr. Lasker con su esposa a Moscú en 1935

Entiendo que Mikahil Moiseevich Botvinnik fue en su búsqueda a Inglaterra para darle la buena noticia que usted había sido aceptado para vivir en Rusia.

-Sí, así fue, y también me entregó la invitación para el II Torneo Internacional de Moscú que daría inicio el día 15 de Febrero.

4 días antes de la justa, llegamos a Rusia Martha y yo, el recibimiento, en la estación de trenes, fue entusiasta, mucha gente nos recibió vitoreándonos.

Nos hospedamos en el hotel Nacional, que miraba al Kremlin, muy cerca de la Plaza Roja y del Teatro Bolshoi.

¿En qué lugar se desarrollo la justa?

-En el Museo Estatal de Bellas Artes, o Museo Pushkin. Le doy un dato el día, del inicio de actividades se vendieron 5000 entradas.

Con 67 años usted le demostró al mundo, que aún era un rey dentro del ajedrez.

-Gracias. De las 19 partidas jugadas en el Torneo, no perdí ninguna, obtuve el tercer lugar, a medio punto tan solo de Botvinnik y de Flohr.

¿Quienes participaron?

-Reunidos estábamos. Capablanca, Botvinnik , Flohr Spielmann Lowenfisch , Smyslov , Romanovsky Lilienthal , Pirc, Sthalberg, Vera Menchik ,Ragozin Alatortsev , Goglidze Rabinovich, Riumin,Lisitsin , Bogatyrchuk Chekhover . Quizá olvide mencionar alguno.

Cuando usted logró derrotar a Capablanca el público estalló en aplausos, al contemplar la lección magistral, que le dio a su gran rival

Lasker se emociona, sus ojos lucen húmedos que les dan un matiz casi verde.

En aquella ocasión persuadimos tanto yo, como Capablanca a las autoridades deportivas, para que se le otorgara a Botvinnik el título de Gran Maestro de la URSS.

Usted vivió cerca de una gran sinagoga en Rusia.

-Efectivamente en Arkhipov, en el centro de Moscú, fueron tiempo muy felices. Nadie presagiaba lo que vendría después.

¿Aparte de trabajar en la universidad, que otras actividades realizo en Rusia?

-Fui entrenador del equipo de ajedrez del país, así como corresponsal del periódico "El deporte soviético"

Usted salió de Rusia cuando se efectuaba el torneo por el campeonato de la URSS entre Botvinnik y Levenfish.

Lasker se sincera y comenta:

-Después de la expulsión de Trotsky de Rusia en febrero de 1929 se inicio una vigilancia de los círculos de ajedrez, se dio el cierre de la revista Ajedrez Borísovich Zalkind se incomunico al famoso compositor de ajedrez Grigoriev , cuatro veces campeón de Moscú, también al Comisario del Pueblo de Justicia Nikolai Krilenko, organizador de torneos con quien tenía una fuerte amistad. Fue él quien me invitó a vivir en Rusia y me consiguió trabajo.


Se podía encasillar a cualquiera como enemigo del pueblo, muchos fueron torturados en los subsuelos de la NKVD - para obtener pruebas contra Krilenko.





                                                             Nikolai Grigoriev





                                                                Nikolai Grigoriev






Nikolai Grigoriev

-Grigoriev se convirtió en el primer comentarista de ajedrez en la radio, relatando directamente, los pormenores del II torneo internacional de Moscú.

Su ingenio le hizo componer algunos estudios excelentes, escribir insuperables artículos sobre el ajedrez en la revista "Ajedrez en la URSS".

Al parecer su muerte se debió a los interrogatorios, fue internado y oficialmente murió después de una cirugía de la glándula tiroides, otras versiones segura que murió a causa de las metástasis de un cáncer de pulmón.


                                

Después de la muerte de Lenin, Stalin se adueña del poder 



y al tiempo Trotski es expulsado de Rusia.


Porque de la persecución de los judíos ¿Cómo se llego a eso?

-No existe una respuesta satisfactoria. Durante dos mil años ha existido una persecución. La religión explica parte de esta persecución. Los judíos han sido considerados como "cristianos asesinos”, parásitos económicos, usureros. La Alemania de Hitler nos culpo del colapso económico y político.

Como fueron los últimos días de Steintiz

Ruedan lagrimas sobe sus mejillas y responde muy tristes, internado en un manicomio, abandonado por su segunda mujer. Un final que no merecía.

Usted perdió todos sus bienes al llegar el nazismo.

Si, así fue todo nuestro patrimonio fue requisado por el régimen. Fue el primer paso, de las crueldades en contra de los judíos.

¿Una ventaja dentro del ajedrez puedes ser intercambiable?

-Si una ventaja táctica se puede convertir en una ventaja estratégica y viceversa, se requiere de evaluar una posición de forma veloz y precisa, se necesita poseer sensibilidad, reaccionar a las situaciones cambiantes que surgen en una partida de ajedrez.

¿Su estilo es psicológico?

-Más bien se reduce a estudiar cuidadosamente una posición, a dilucidar cual estrategia debo adoptar, no tengo un estilo definido, soy eficiente en mis ataques y soy un defensor tenaz. Soy muy competitivo, nunca dejo de luchar. Pero es cierto que no juego solo con blancos o negros, sin vida. Juego con seres humanos de carne y sangre.




Tarasch: y Lasker


Decía Tarasch: "Lasker alguna vez en cuando pierde un juego, pero nunca pierde la cabeza.

Si, lo recuerdo bien

Tarasch.

-Un pensador, amigo de la compleja y profunda teoría. Dogmatico, admiraba una idea por su profundidad; yo por su eficacia... yo creo en la fuerza, el carecía de la pasión que hacer hervir la sangre.

Él era un líder del ajedrez, un ser dotado de una gran energía, inflexible e inmóvil; conservador, ortodoxo. Éramos dos seres antagónicos, distintos. Yo representaba el progreso, el movimiento y el cambio.

Nuestra relación no fue cordial, muy al contrario, diría que ríspida. Los dos partimos de los enunciados de Steintz, pero le diré; entiendo que desacuerdo ha sido el motor del progreso.

Reti

-Reti ocupa una posición de la máxima categoría entre los autores de estudios y pertenece al rango de los pocos compositores geniales del milenio que conoce el ajedrez europeo.

Le menciono a Larker que diserte sobre las palabras que le mencionaré a continuación y el acepta entusiasmado, y a continuación dice: otra de mis pasiones es charlar, explicar mis ideas.

Ajedrez.

-El ajedrez ha sido considerado, erróneamente en mi opinión, como un juego, es decir, como algo que no puede servir para ningún propósito serio, creado tan sólo para distraerse durante los ratos de ocio.

Si se tratara únicamente de un juego el ajedrez no hubiera podido sobrevivir a las duras pruebas a que se ha visto sometido en su dilatada existencia.

Tampoco es, como ha sido proclamado por algunos de sus más ardientes entusiastas, una ciencia o un arte. Su verdadera naturaleza parece radicar en aquello que más gusta a la naturaleza humana: en el combate.

No se trata, por supuesto, de la clase de combate que hace crispar los nervios más templados o en el que corra la sangre y en el que los ataques dejen sus huellas en el cuerpo del adversario. Por el contrario, se trata de una lucha en la que imperan al unísono elementos artísticos, científicos y puramente intelectuales, de una forma absoluta

Justicia.

-Muchos han descubierto el principio de justicia en el tablero de ajedrez, esto ha conferido a sus vidas coraje y vitalidad para seguir jugando la partida de la vida. En el tablero de ajedrez la mentira y la hipocresía no sobreviven mucho tiempo

Magia.

-Ha sido acusado de hipnotizar a mis oponentes, de hacer uso de la magia. La risa de Lasker es franca y ruidosa.

Me dice: La magia como yo la entiendo, se puede reconocer en la capacidad creativa de poetas y filósofos, pero también en las hazañas de los maestros de ajedrez.

Plan

-La base de un plan magistral es siempre la evaluación, y antes de que me pregunte; la razón de una evaluación, es siempre una nueva evaluación.

La enseñanza de Steinitz nos exige una evaluación exacta. El propio ajedrez es severo a este respecto y destronaría de inmediato al maestro que sea incapaz o no tenga la voluntad de satisfacer este postulado.

Steinitz.

-Un pensador profundo, un gran descubridor, sus cualidades gran luchador, que usa la fuerza, el discernimiento, la rectitud, el coraje, la intrepidez La síntesis del imaginativo y heroico temperamento para las combinaciones de Andersen y el amor por un sistema de largo alcance de la escuela inglesa.



Profesionalismo.

-Me han llamado materialista por defender el profesionalismo. Si uno es un materialista, que se ha esforzado en mejorar la situación social de los maestros de ajedrez, que se ha empeñado en difundir por todas partes el profundo sentido de una partida de ajedrez, que ha abogado por el respeto a los maestros, para que sean tratados de acuerdo con los derechos humanos, que ha allanado el camino al mundo ajedrecista para que no llegue a la crueldad de conciencia, que sus artistas creativos como un Morphy, un Harwitz, un Neumann, un Steinitz, un Pillsbury no se atrofiaran, sino incluso que intentó que no sufrieran hambre – si alguien como yo, que ha hecho esto, significa que es un materialista, entonces soy uno de ellos.

Siempre exigí para Steinitz honorarios altos, un campeón debe ser recompensado correctamente.

Milan Vidmar dijó: “El juego de Lasker está lleno de ideas inesperadas, tan lleno de cosas atrevidas y de complicaciones desconcertantes”

Asiente y sus ojos se llenan de nostalgia, y pronuncia: ¡el buen Vidmar!

Hipermodernos.

-Despertaron nuestra imaginación.

Estética y ajedrez

-Las hazañas le hablan al espectador en un leguaje propio La jugada anuncia una intención y un significado. Son las hazañas de las piezas sobre el tablero y nada más lo que atrae el interés del espectador y lo excita. Lo que la jugada dice, expresa, revela, le brinda un goce estético.

Entrenador.

-Este debe ser quien entrene a sus pupilos para que puedan pensar, y ejercer una crítica justa, No debe enseñar simples formulas, ni generalidades, sino principios duraderos que crezcan y florezcan, que estén vivos. El alumno debe estar preparado para poner a prueba sus conceptos y evaluaciones una y otra vez.

¡Cuáles son sus observaciones sobre nuestra educación sobre el ajedrez?

-La educación en ajedrez avanza de manera azarosa. La mayoría de los jugadores asciende lentamente a un nivel más bien bajo y se quedan allí.

Hay millones de jugadores a los que un maestro puede darles la Dama de ventaja; quizás no haya más de un cuarto de millón de jugadores un poco mas diestros. No estaríamos muy lejos de la verdad si calculamos que hay150,000 jugadores a los que se puede dar una Torre; 50,000 a los que se puede dar un Caballo; 40,000, Peón y dos jugadas; 9,000, Peón y Salida, y no más de mil jugadores a los que no se puede dar ventaja alguna.

Consideremos ahora los esfuerzos necesarios para alcanzar este resultado: muchos miles de libros: cientos, quizás miles de columnas de Ajedrez en diarios y revistas de mucha circulación: conferencias, temeos, libros de torneos, cursos de instrucción, torneos en los clubes y entre clubes, ciudades y países, por correspondencia, por telégrafo y teléfono. A decir verdad, todo esto representa un gasto imponente.

Nadie desearía tener personas dedicadas al Ajedrez todo el tiempo que se necesitan para propósitos serios. No importaría el tiempo que se pierde en el Ajedrez si no fuera un síntoma de una enfermedad que ha llegado a nuestra cultura.

Hemos aprendido como organizar plantas de producción, pero nuestra educación general, nuestro trabajo mental, nuestra economía de ideales no es mejor que nuestra educación en ajedrez.

Supongamos que un maestro que sigue un buen método, por ejemplo mi manual, se esfuerza en educar a un joven que no sabe nada del ajedrez hasta que lo lleva al nivel de alguien a quien no se le puede conceder ventaja. ¿Qué tiempo necesitaría el maestro para lograrlo? Creo que estoy en lo correcto al hacer el siguiente cálculo:

Reglas de Juego y Ejercicios 5 horas. Finales Elementales 5 horas.

Algunas Aperturas 1O horas. Cornbinación 20 horas. Jugo de Posición 40 horas. Juego y Analisis 120 horas. incluso si el joven no tiene talento, siguiendo el curso anterior avanzaría hasta la clase anterior. Compare la realidad con esto. De hecho, hay un cuarto de millón de aficionados al Ajedrez que le dedican al menos 200 horas anuales y de ellos, solo 1.000, luego de una vida de estudio, llegan al final.

Sin perderme en los cálculos, creo que no me equivoco al afirmar que nuestros esfuerzos en Ajedrez no alcanzan más que la centésima parte del uno por ciento de su resultado correcto.

En todos los dominios del esfuerzo, nuestra educación consume terriblemente el tiempo y los valores. En matemáticas física, los resultados alcanzados son aún peores que en ajedrez.

La memoria en el ajedrez

-El ajedrez requiere una educación en que el pensamiento y el juicio sean independientes. El ajedrez no debe memorizarse, simplemente porque no es tan importante. Si usted carga su memoria, debe saber porque, la memoria es demasiado valiosa para almacenar fruslerías en ella. Uno debe conservar en la memoria métodos

He dedicado por lo menos 30 de mis 57 años a olvidar la mayor parte de lo que he aprendido o leído, y no me gustaría perder nunca la tranquilidad y el regocijo que me causa.

Si fuera necesario, podría aumentar mi habilidad para jugar ajedrez; si fuera necesario, podría hacer algo de lo que no tengo idea en la actualidad. He almacenado poco en mi memoria pero puedo aplicarlo, y me resulta muy útil en emergencias. Lo mantengo en orden, pero resisto cualquier intento de aumentar su peso.

Usted no debe conservar en la mente nombres, ni números, ni hechos aislados, ni incluso resultados, sino solo métodos. El método es plástico. Es aplicable en cualquier situación.

El método produce resultados: unos pocos quedaran en nuestra memoria y, mientras sean pocos, resultaran útiles para ilustrar y mantener vivas las reglas que ordenan mil resultados.

Estos resultados útiles pueden renovarse cada cierto tiempo, de la misma manera en que se le suministra alimento fresco a un organismo viviente para mantenerlo fuerte y saludable. Pero de esta manera los resultados útiles tienen una viva relación con las reglas y estas se descubren otra vez aplicando un método vivo: toda esta organización debe tener vida, una vida armoniosa.






Plan.

-El pensamiento que da vida a una combinación se le llama idea: al pensamiento que apoya al juego posicional se le llama plan. La idea tiene un punto que sorprende, que de un soplo vuelca el estado de las cosas: el plan tiene amplitud y profundidad que se imponen y, por medio de una lenta y metódica, dan una estructura a la posición.

Evaluación.

-Mis evaluaciones se originan de mis experiencias de mis derrotas y victorias, mi primer análisis, mi primer empate, desde aquí evalué y continué evaluando hasta lograr evaluaciones más sutiles.

-La base para un plan magistral es siempre una evaluación este principio no es mío es de Steinitz. Si se valora, se evalúa, se juzga o se estima una cosa con ello no se pretende lograr un conocimiento exacto.

¿Que podría ser una ventaja?

-Lo que llamamos generalmente mayor fuerza material, mayor movimiento, mayor efecto contra el rey, el aislamiento de un peón hostil, la movilidad y eficiencia de las piezas es pilar de las concepciones revolucionaras de Steinitz. En la partida persiga pequeñas ventajas, acumúlelas entonces crea en la existencia de una combinación.

El jugador debe atacar con la intención de atacar o será castigado viéndose privado de su ventaja. Debe seguir la orden ética de la lucha. La razón del ajedrez da la victoria a quien mantiene la ventaja.

Cooperación.

-Es esencial la colaboración en nuestras vidas, la amistad, una vida de unión, el apoyo de los compañeros, etc. esta equivalencia funciona en el tablero de ajedrez.

Una pieza de ajedrez es apoyada por algunos camaradas, antagonizan con algunos enemigos, así tiene que cumplir tareas y funciones. La fuerza superior, la evaluación exacta gana. Las piezas deben ser apoyadas de acuerdo con su uso, de acuerdo con su valor.

La mejor jugada.

-Cuando veas una buena movida espera y busca una mejor.

Combinación.

-El jugador de combinación piensa hacia adelante; empieza desde la posición actual, e intenta en su mente las movidas forzadas.

“El ajedrecista se hace solo”

-El estudiante puede aprender más en pocas horas, al lado de un preceptor, que en diez años aprendiendo, en el ensayo y error, sin una instrucción.

El camino hacia la educación requiere de buenos profesores, maestros de ajedrez que a la vez sean genios de la enseñanza. Que introduzcan a sus alumnos de forma correcta con conferencias, con buenos libros, jugando con sus alumnos, asistiendo a sus encuentros deportivos, haciendo comentarios y anotaciones de sus puntos buenos y malos de las partidas, facilitando el pensamiento de sus alumnos, sin violentarlo. El mundo del ajedrez tiene la tarea de crear tales profesores

-¿Quien dijo eso?

Le explico que un tal López

a ignorancia de las multitudes siempre ha sido una ventaja, también el mediocre que ha adquirido autoridad sigue la misma política. El mal estado de la educación en ajedrez se debe por completo a nuestra torpeza. El ajedrez requiere de una educación en que el pensamiento y el juicio sean independientes.

Gran Maestro.

-Existe una palabra para distinguir la peculiar actitud del maestro, quien al tratar con sus piezas no se desvía por intereses externos esta palabra es justicia.

Uno pude equivocarse pero no debe decepcionarse de sí mismo. Cierto es quien sigue con valentía su juicio puede perder, pero su derrota lo beneficia siempre que trate de descubrir las razones de la misma y a sí llegara a ser un artista. Pero quien no se aventure a respaldar su opinión, pierde la calidad de luchador.

Albedrío.

-Nunca he seguido una ley general sin ningún desvió, si no por el contrario el merito es buscar aquellas características únicas que tiene cada posición que son capaces de eximirla de la ley general en cuestión.

Yo admiro una idea por su eficiencia. Yo creo en la fuerza, en el gran parecido del ajedrez y la vida. El ajedrez es la lucha de dos albedríos.

Estancamiento.

-Se confirma en quien evita las tareas difíciles, quien acepta sin criticar, es el engreimiento y la imposibilidad de aceptar errores.

Sus libros filosóficos contienen conocimientos sobre la naturaleza del pensamiento estratégico, de las ideas presentes en el ajedrez. Una filosofía influida por el ajedrez.

-Así, me lo ha comentado Einstein.




Libro Lucha en inglés


Lucha.


-El nombre de unos de mis libros, la ciencia de la lucha.

En su libro usted maneja vocablos de su invención, tales como: Stratoi, Maqueida y otros más.

-Debí hacerlo para explicar mis ideas. Las palabras viajan en el cerebro a través de cauces fijos, así quien quiera expresar nuevas ideas se ve obligado a acuñar nuevos vocablos

He escrito un libro “La Filosofía de lo Inasequible” la teoría de la lucha divinizada por hombres como Maquiavelo, Napoleón y klausewitz. Moldeada para la lucha en el tablero por Stenitz esperada por mucho tiempo por algunos filósofos y de la que yo he establecido su valides universal. Regulara alguna vez la vida humana.






Edward y Emanuel.


Tanto usted como su primo Edward Lasker juegan Go.

-Hay una frase de mi primo que me gusta citar: “Mientras las barrocas reglas del ajedrez solo podrían haber sido creadas por humanos, las reglas del Go son tan elegantes, orgánicas y rigurosamente lógicas, que si existieran formas de vida inteligente en algún lado del universo es casi seguro que jugarían Go”

¿Piensa usted que la teoría de Steinitz tiene relaciones con las matemáticas?

-Como ya se mostró, Steinitz no saco sus concepciones del vacío, sino que las formo de acuerdo con impresiones vividas, que le sugirieron analogías, y a menudo las puso a prueba. Estuvo muy lejos de crear nuevos conceptos, como hacen los matemáticos que descubren ideas como el número primo, la elipse o la congruencia, y ensartan en ellas sus proposiciones.

El pensó como el poeta, que busca una expresión que pinte con precisión sus sentimientos e impresiones. Así entendida la proposición de Steinitz, resulta evidente que, más que expresar una experiencia, posee la naturaleza de una demanda. El postulo su proposición, aunque no se cumple en la vida, ni muy a menudo en el Ajedrez, aún en las partidas de los Maestros, si debemos decir la verdad; por lo menos no siempre.

Este postulado no se generó con Steinitz. La humanidad completa lo formo; el poeta, que continuamente le da expresión, solo es su voz. El pequeño ejército de helenos derrota a un enorme número de persas; la historia repite mil veces la victoria del más pequeño; nosotros explicamos que una moral y una estrategia superiores le han conferido esa fuerza sobre un ejército más numeroso.

Antes de investigar, estasmos resueltos a apoyar la proposición de que la fuerza superior gana, siempre que, por supuesto, sea tomada en cuenta toda clase de fuerza: física, moral, mental etc. Y nada nos hará desviarnos.

De seguro esta proposición no tiene su origen en la experiencia, pero nos esforzamos todo lo posible para explicarla, sin importar los términos en que lo hagamos. Este sentimiento es el hogar de la justicia poética y de muchas bellas cosas a las que aspiramos, pero que la vida nos niega a menudo.

El mismo sentimiento, sin duda, dómino a Steinitz cuando mantuvo su proposición. Lo que busco durante años no fue la proposición, en la que creyera desde el comienzo, sino la interpretación que la proposición necesitaba satisfacer con la experiencia. Y en este esfuerzo, se encontró con el exito.

La enseñanza de Steinitz nos exige una evaluación exacta. El propio Ajedrez es severo a este respecto y destronaría de inmediato al Maestro que sea incapaz o no tenga la voluntad de satisfacer este postulado.






Quiero servir a la vida, la ciencia y al ajedrez.


¿Se puede aplicar el concepto: la fuerza superior gana en nuestra vida?

-En la vida todos somos farsantes. El error y la equivocación son nuestro pan diario. En el ajedrez podemos probar a los jugadores y obtener una idea muy exacta de su fuerza. Si intentáramos introducir en los negocios, el gobierno, la ingeniería o alguna ciencia tal exactitud de medida, no solo tendríamos un problema difícil de resolver, sino que habría un derramamiento inútil de sangre. Y las personas eficientes serian perseguidas,

¿En el ajedrez son validos todos los puntos de la teoría de Steinitz?

-Que el ajedrez solo siga, en algunos puntos, la teoría de Steinitz no es una falla de una teoría que de todas formas se deterioraría si tratara de abrazar todas las posibilidades. La falla reside en las reglas añadidas al Ajedrez.

La intención del ajedrez es reconstruir, en un juego, la guerra de hace miles de años, pero el juego contiene reglas arbitrarias, establecidas después de que se había olvidado ya la idea original. Ejemplos de ello son el Enroque y la valoración del ahogado como tablas.

En este punto, la teoría de Steinitz pierde su eficiencia. Por ejemplo, todo ahogado entra en contradicción con ella. La teoría de Steinitz es válida para la realidad, no para las reglas desprendidas de incruentas abstracciones. Esta es su limitación, pero también su grandeza.

Puedo imaginarme la manera en que Steinitz tuvo que luchar y buscar, antes de aplicar sus ideas a la práctica. La brujería del vuelo creativo, la inaplicabilidad de la disposición o indisposición para el duro juego, la esquivez de su objetivo resistieron sus objetivos. Además, la falta de comprensión, la mala voluntad de una época de mente demasiado estrecha, demasiado envidiosa, lo agobio.

¿Qué consejo daría al quien se adentra en el ajedrez?

-Aquel que desea adquirir una educación en el Ajedrez, debe evadir lo que está muerto en el: las teorías artificiales, apoyadas por pocos ejemplos y sostenidas por un exceso de ingenio humano; la costumbre de evitar tareas difíciles, la debilidad de aceptar sin criticar las variantes o reglas descubiertas por otros; la vanidad, que es arrogante; la incapacidad de admitir errores; en resumen, todo lo que tiende al estancamiento o la anarquía.

Llevar al alumno por los caminos de la teoría de Steinitz. Esta teoría tiene una historia que el alumno debe tratar de comprender, porque le quita un poco el veto al misterio del carácter humano; esta teoría tiene un significado que se hizo evidente después de una dura lucha con las teorías contra las que competía y que ganó autoridad con un célebre match por el campeonato mundial; esta teoría tiene relación con profundos problemas, esta teoría le pide al alumno que piense por sí mismo, que construya su propia tabla de valores y que la mantenga de manera constante, vigilante, en orden; esta teoría necesita audacia y precaución, fuerza y economía y, por lo tanto, se convierte en un modelo para acciones fuera del Ajedrez.






¿Existe la excelencia en los maestros que enseñen a jugar ajedrez?


-No, por desgracia no. Requerimos de profesores que guíen a los jóvenes en el juego de la forma correcta, con conferencias y buenos libros, jugando con sus alumnos, asistiendo a sus encuentros, haciendo notas y comentarios de los puntos buenos y malos de las partidas; en resumen, allanando el pensamiento de sus alumnos sin violentarlo. Hay muchas y variadas maneras en que un buen profesor puede hacer un trabajo eficiente

El camino hacia esta educación requiere buenos profesores: maestros de Ajedrez que a la vez sean genios de la enseñanza. Pero vale la pena recorrer este camino, porque lleva a un país de hombres que juzgan con independencia, que actúan con audacia y aspiran a nobles ideales.

El mundo del Ajedrez tiene la tarea de crear a tales profesores y, en cuanto se logre esto, apoyar   sus esfuerzos. De esta manera, se podría facilitar la dura vida de los Maestros de Ajedrez, que deben hacer de este una profesión, con la condición de que deseen hacer lo mejor por el juego. Pero quien desea detenerse a la mitad del camino ¿Quién querría que estos maestros de Ajedrez, que tienen la capacidad de ser excelentes profesores, se volvieran mediocres jugadores solo para que se volvieran mediocres en otra profesión?

Es útil y agradable la función de un maestro de Ajedrez que se dedica sobre todo a la enseñanza. Es un merito individual del Ajedrez que en otros dominios de la actividad humana aún no se den profesores de este tipo, por lo menos hasta el momento.








Usted fue testigo de dos guerras, la última aún no termina

-Que las guerras deban parecernos una necesidad, es una prueba de nuestra estupidez. Es cierto que la humanidad tiene necesidad de una prueba para el progreso, para el derecho, para la corrección de la ética en los acontecimientos humanos, pero esta necesidad puede resolverse de maneras más fáciles y eficientes que la guerra.

Solo es difícil hacerlo porque los hombres no desean conocer la verdad. Pero esta tarea será más fácil en cuanto la ciencia de las batallas haya obtenido credibilidad.

Sera posible proscribir la guerra porque la humanidad es rica en medias útiles y eficientes para llenar el vacío que sería dejado. La competencia entre investigadores, inventores, artistas y hombres de Estado provoca que fluya la sangre en el cuerpo de la cultura. Y esta competencia mantendrá su vigor muchos siglos, después de la época que describe Víctor Hugo, cuando los cañones se almacenen en los museos junto con los instrumentos de tortura para servir de recuerdo de una época de barbarie, ya desaparecida.

Es verdad, las matemáticas del ajedrez no resolverían el problema de comprender las batallas de la vida, pero coloca ese problema en términos precisos y apunta a una solución. Allí se apoyara la palanca con que los investigadores pondrán en movimiento la búsqueda científica. El primer paso siempre es el esencial.

Con la ley de la palanca de Arquímedes vino la Estática, con la ley de la caída de la piedra de Galileo surgió la Dinámica, y, aunque su entrada en el mundo fue tan modesta, su curso llevo a revolucionar toda la ciencia y todas las formas de vida independientemente de los obstáculos que el odio y la estupidez acumularon en su camino. La ciencia de las batallas progresara de manera irresistible en cuanto se obtenga el primer éxito modesto.

Es deseable que se erijan instituciones para promover estos fines. Tales instituciones tendrían que trabajar sobre una masa de materiales ya existente: teorías de los juegos matemáticos, de organización, de la conducción de los negocios, de las disputas, de las negociaciones; tendrían que crear profesores capaces de elevar a la multitud de su terrible ignorancia sobre las disputas; tendrían que producir libros de instrucción .y de lectura sencilla, inteligible y valiosa.

Tal institución debe ser creada por cada persona que desee hacerse a sí misma apta para un futuro robusto y a la vez ayudar al progreso y la felicidad de toda la humanidad.









Sentado (izquierda a derecha): Lasker, Rubinstein Schlechter, Tarrasch


¿Estos bienhechores planes llegaran a buen puerto?

-Evidentemente tendrán que cumplirse en algún momento. ¿Por qué no ahora? Tengamos la esperanza de que en estos días de mediocridad general, la razón no se encuentra sin partidarios.

Quedó pendiente una segunda parte de la entrevista, donde Lasker prometió hablar sobre sus 

encuentros ajedrecísticos.




Casi al año de esta entrevista Emanuel Lasker fue trasladado, al sanatorio “Monte Sinai” hospital que atendía a la comunidad judía de Manhattan, donde la atención era gratuita. El médico y ajedrecista Josephs Platz donó su sangre para Lasker.


Las últimas palabras que pronuncio Lasker fueron: “El rey del ajedrez”